Al gestionar tu negocio, ¿no te cansas a veces de pelear contra tus competidores? 

Para mí, es uno de los aspectos más agotadores de la actividad empresarial: tener que estar siempre mirando lo que hacen los demás, para abrirte paso y conseguir un hueco en el mercado. 

Porque si no luchas por tu negocio, te pasan por encima y te quedas atrás… O peleas, o te quedas fuera del mercado.

¿De verdad crees que tiene que ser así?

Afortunadamente, hace tiempo que descubrí que hay otras formas de crecer, mucho menos estresantes. ¿Has oído hablar de la estrategia del océano azul?

En este post te voy a hacer un resumen del libro. y además voy a sortear un ejemplar entre mis suscriptores. Te cuento cómo al final del post.

Hoy toca resumen de libro: La estrategia del océano azul, de W. Chan Kim y Renée Mauborgne.

Imagínate un mar con peces y muchos pescadores echando sus redes en él.

Visualízate con tu negocio como uno de esos pescadores. Tratando de sacar peces, igual que todos los demás. Todos arremolinados en una sola zona.

¿Y qué pasa? Pues lo lógico, que cada vez hay menos peces y es más complicado conseguir resultados. No hay para todos. Los peces tienen un límite.

Entonces ¿por qué no salir de ahí a buscar nuevos mares, donde puedas estar tú solo pescando, sin competir con decenas o cientos que están haciendo lo mismo que tú?

De una forma simplificada, esa es la estrategia del océano azul. Hay una parte del mercado conocida, que es donde todo el mundo compite. Pero hay otra parte sin explorar donde la competencia no es un problema.

Ahí es donde tú tienes que estar.

Por cierto, si quieres impulsar tu negocio de una forma diferente, sin tener que estar peleándote continuamente con la competencia, con la falta de tiempo, con la falta de clientes… 

En resumen, si quieres un negocio rentable que te permita llevar la vida que quieres sin ser esclavo de tu trabajo, te cuento que tenemos abierta una edición del Máster en Negocios Rentables. 

El Máster es un acompañamiento para que puedas dar un impulso a tu empresa. Insisto mucho en eso de acompañamiento porque el trabajo lo tienes que hacer tú. 

Mi equipo y yo estamos a tu lado pero el objetivo es que esto no sea un curso más sino que implementes todo lo que te enseñamos para que notes una mejoría real, de verdad, y no te quedes solo con la teoría. 

El mes que viene abrimos una nueva edición y puedes reservar tu llamada haciendo clic aquí. Dinos qué fecha y hora te viene mejor y alguien de mi equipo te llamará para estudiar tu caso. 

Volvamos al resumen del libro. La estrategia del océano azul se publicó en el año 2005, y desde entonces se ha consolidado como un sistema para darle un sentido distinto a la competitividad entre empresas.

Tanto caló entre los empresarios y emprendedores, que sus autores fundaron un par de años más tarde el INSEAD, el Instituto para la Estrategia del Océano Azul. 

Desde ahí se dedican a investigar y enseñar las aplicaciones de su sistema no solo en empresas, sino también en gobiernos o en organizaciones sin ánimo de lucro.

En general, es un método válido para cualquier organismo que necesite cambiar sus pautas de liderazgo, gestión y su cultura organizativa.

Porque justo eso es lo que hace la estrategia del océano azul, cambiar los patrones tradicionales de competitividad. Te lo explico con una idea muy fácil de visualizar. Quédate con dos imágenes: 

El océano rojo

Seguro que en algún documental has visto imágenes, no muy agradables por cierto, de pesca salvaje. Esas en las que grandes barcos se lanzan a por enormes atunes u otros peces de una manera feroz. 

El mar queda esquilmado y teñido de sangre. Un océano rojo.

En un sentido empresarial, ocurre algo similar. Todo el mundo compite en un espacio limitado, por lo que la batalla por los resultados “quema” el mercado. Lo convierte en un océano rojo, con empresas luchando unas contra otras por conseguir unos resultados cada vez más escasos.

No quieres estar ahí en medio, ¿verdad? Normal, yo tampoco.

Hay que ir más allá, por eso tenemos una segunda imagen:

El océano azul

Si no te ciegas en esa pelea a muerte por los resultados y levantas un poco la cabeza, puedes percibir que hay más océanos y que existen zonas más tranquilas y llenas de peces. 

Y, además, nadie está pescando en ellas porque nadie está mirando en esa dirección. Todos pelean en el océano rojo.

Lo que tienes que hacer es encontrar esos caladeros. Es decir, tienes que orientar tu empresa hacia esa parte del mercado donde aún no hay competencia. 

Son zonas sin explotar, en las que las posibilidades son inmensas y en las que puedes establecer tus propias normas, crear tú la demanda y empezar a generar ganancias.

“Vale, pero ¿cómo?”, te estarás preguntando. 

Crear uno de estos nuevos espacios de mercado se hace siguiendo estos 5 pasos:

  1. Seleccionar el campo

Lo primero es hacer un trabajo de exploración. ¿Cómo es tu mercado? ¿Cuáles son las propuestas más comunes o más repetidas? ¿Hacia dónde se orientan las más novedosas o arriesgadas? ¿Hay alguna que sea realmente rompedora?

En este punto, limítate a observar y ver orientaciones o tendencias. Eso te ayudará a localizar las zonas más “transitadas” y las que tienen menos competencia.

  1. Compara estrategias

Tienes que tener muy claro en qué punto te encuentras y cuáles son las bases de tu propuesta de negocio, para poder ponerla frente a frente con la de tu competencia y apreciar mejor tus diferencias.

  1. Traspasa límites

Esta es una de las partes más retadoras. Quieras o no, existen unas limitaciones psicológicas que marcan las “líneas rojas” de tu mercado.

La tendencia es moverse en lo conocido siempre. ¿Te suena eso de “think out of the box”? Pues por ahí van los tiros. 

Permanecer dentro del terreno limitado y conocido es más sencillo. Por eso es lo que hacen todos. ¿Tienes bien identificadas las fronteras de tu sector? ¿Con qué otros sectores interactúa? ¿Por dónde podrían expandirse?

Se trata de buscar oportunidades fuera de lo conocido para marcar la diferencia con el resto de pescadores.

 

  1. Diseña tu océano azul

Aquí se trata ya de darle forma a esa posibilidad que has visto, esa grieta por donde podrías escaparte del océano rojo y crear tu propia oportunidad de negocio fuera de lo conocido.

  1. Traza tu ruta y empieza a pescar

Una vez que tengas identificada tu oportunidad, tienes que crear una estrategia para ir a por ella. Traza tus metas y establece cómo vas a alcanzarlas. 

Para que salga bien, es decir, para que de verdad puedas romper la inercia de mantenerte en la zona conocida, es importante tener un plan, seguirlo y siempre medir los resultados.

De esa manera puedes saber si realmente tu proyecto se mueve en la dirección adecuada, se aleja del océano rojo y empiezas a colonizar tu propio océano azul. 

Esta es, muy resumida la teoría. Te doy mi visión: lo que más interesante me parece de esta estrategia, y la idea básica con la que me gustaría que te quedases, es que pelear por las migajas del mercado no merece la pena. No vas a encontrar ahí la abundancia que estás buscando.

Lo interesante es dejar de luchar contra todos tus competidores y alejarte, con una propuesta de valor diferente que de verdad te diferencie del resto.

Si lo consigues, la competencia dejará de preocuparte y te centrarás en hacer que tu negocio crezca un poco más cada día.

Y hasta aquí el resumen de hoy. Pero no me olvido, que sé que lo estabas esperando. ¿Cómo puedes ganar un ejemplar de La estrategia del océano azul

Pues muy fácil: primero, suscríbete a mi canal de YouTube haciendo click aquí y luego activa la campana de notificaciones.

Segundo, sígueme en Instagram haciendo click aquí.

Y por último déjame un comentario en mi canal de YouTube sobre cómo lo ves tú. ¿Te mueves en el océano rojo o ya tienes identificado tu océano azul en tu sector?

Muchos éxitos.

Judit Català