Se acaba el año y seguro que ya estás pensando en qué vas a hacer en 2022. 

Bueno, tampoco quiero dar nada por sentado, pero si no lo estás haciendo, deberías. 

Al menos en tu negocio, necesitas un plan. Y para crear ese plan, lo primero es saber a dónde quieres ir y no perder esfuerzo y energía dando vueltas innecesarias. 

Por eso, cada año por estas fechas yo te recomiendo hacer un parón, y pensar. ¿Qué ha pasado con tus metas de enero? ¿Las has cumplido o no? Si es que no, ¿esas metas siguen vigentes o has cambiado de opinión? 

Vamos a olvidarnos un poco de los imprevistos de la vida diaria y pensar a largo plazo. ¿Ya tienes plan para los próximos 12 meses? 

De momento tu plan es leer este post y tomar buena nota de cómo planificar las acciones más inteligentes para tu negocio.

Hoy te ayudo a planificar tus metas y objetivos para 2022.

A veces planificar es el patito feo de un negocio. Sí, si lo haces puede convertirse en algo precioso y valioso… pero en la práctica hay empresarios que no le hacen caso a esta parte del trabajo porque no es la más visible, o no luce mucho, o parece que no tiene un retorno de la inversión inmediato. 

Como siempre tienes muchísimas cosas que hacer y prioridades urgentísimas, al final el trabajo de estrategia se queda lo último de la lista. 

¿Y qué pasa? Que vas haciendo, haciendo, haciendo cosas sin cabeza, se te escurre el tiempo de las manos, y no consigues lo que quieres. Sobrevives, que no es poco. Pero no avanzas. 

No te preocupes, nos ha pasado a todos en algún momento. Pero como estás leyendo este post entiendo que estás comprometido para que en 2022 no te vuelva a pasar. 

Y creo que puedo ayudarte desgranando las tareas que tienes que hacer para planificar un año memorable. 

Este es justo el primer módulo que trabajamos en Asciende a Otro Nivel, mi formación diseñada para ayudarte a escalar tu negocio, aumentar tus ingresos y así ganar tiempo y libertad. 

Ese primer módulo está dedicado a metas y planificación y te cuento, con mucho más detalle, todo lo que te voy a explicar en este vídeo, porque así ya podemos empezar a trabajar con foco. 

Asciende a Otro Nivel costaba hasta hace nada 997 €, pero ahora tienes la posibilidad de entrar en el curso pagando solo 97 € al mes, durante un año. Lo bueno de esto -bueno para ti, claro- es que no tienes permanencia y te puedes ir cuando quieras. 

Es decir, que si por ejemplo te interesa ese primer módulo de metas y planificación, puedes entrar ahora, pinchando AQUÍ, ves este primer módulo y el mes que viene si quieres te das de baja. 

Que sería una pena porque te pierdes todo lo demás: estrategia, palancas de crecimiento, embudos de venta, marca personal… son 12 módulos que se desbloquean mes a mes, con más de 50 horas de vídeos con ejercicios prácticos. Pero insisto: si te quieres dar de baja, puedes. 

Además, si entras ahora en Asciende a Otro Nivel entras también en el Club Negocios XL, el club de networking y formación continua, donde conocer a otros emprendedores como tú, para que vayas creando tu propia red de apoyo profesional. 

Todo eso, ya te digo, por 97 € al mes, pincha aquí y mira todo lo que incluye. 

Puedes incluir este curso en tu planificación del año que viene, pero te aviso que esa planificación debería ir más allá de una sola acción. Veamos por dónde hay que empezar: 

1 Sueña a lo grande

Esto es el principio de todo. Soñar es gratis, así que no te pongas límites. 

Imagina cómo quieres estar dentro de un año. O si quieres, dentro de dos, de cinco, de diez. El sistema es el mismo: pensar a medio o largo plazo, y hacerlo en grande. 

¿Quieres tener una super empresa con muchos empleados y millones de facturación? 

¿O el plan es irte a vivir a un pueblo y ganarte la vida tranquilo sin que nadie te moleste?

¿Vas a conseguir tu independencia financiera?

¿Quieres tomarte un año sabático? 

Como ves, aquí no hay respuesta mala. Tu sueño es tuyo, y no dejes que nadie te diga lo contrario. 

Pero déjame que incluya un matiz: aunque te digo que dejes volar la imaginación, tampoco hay que olvidarse de que vivimos en el mundo real.

Es decir, si tu sueño es jugar en la NBA pero tienes 40 años y mides 1,70… no quiero ser yo quien te quite las ilusiones pero igual lo tienes “complicado”, por decirlo suavemente. 

Por eso, cuando diseñes tu objetivo vete al fondo, no a la forma. ¿Por qué querrías jugar en la NBA? ¿Por la fama, por el dinero, porque te encanta el baloncesto y quieres ser un crack? 

Si te centras en el meollo de la cuestión, en el porqué, eso sí puedes conseguirlo, aunque quizá de una forma diferente a la que te imaginas. 

Es decir, no te cierres puertas, pero intenta ser flexible en la forma en la que vas a llegar a tus objetivos.

Con esto en mente, vamos a aterrizarlo un poco más: 

2 Trocea tu sueño

Tú tienes una idea general de lo que quieres, pero ¿cómo vas a llegar ahí? 

Si quieres jugar muy bien al baloncesto, tendrás que entrenar. Así que ponte un horario para hacer ejercicio. Y programa tus entrenamientos de la forma más concreta posible.

Por ejemplo, si quieres mejorar tus mates, tendrás que entrenar salto, mejorar el agarre y la fuerza en las manos, hacer ejercicios de coordinación y puntería… ¿Ves? Ya vamos concretando objetivos más pequeños, para que tus entrenamientos diarios van todos dirigidos al mismo punto. 

Por cierto, puedes inscribirte a mi canal de YouTube aquí, ya sabes: like, seguir y campanita de notificaciones. Hay más vídeos interesantes en mi canal, y cada semana publico uno nuevo, siempre sobre temas de empresa. 

Por eso, vamos a dejar el baloncesto, que no es lo mío, y te pongo un ejemplo empresarial. 

Una meta típica: quiero ganar más dinero y trabajar menos. ¿Y quién no?

Perfecto. 

  • ¿Cuánto es más dinero, puedes poner una cifra? 
  • ¿Cuánto es trabajar menos, puedes concretar las horas que le quieres dedicar al trabajo? 

Con esto en mente, a lo mejor descubres que lo que necesitas son menos clientes, pero que te paguen más. Entonces, la solución puede ser diseñar un servicio o producto premium y exclusivo. 

¿En qué consiste ese servicio premium? ¿Cómo le vas a dar valor para que la gente te lo pague? ¿Cuántos clientes tienes que conseguir para que se ajuste a tus objetivos de facturación? ¿Cómo vas a llegar a esos clientes? 

Como ves, hay trabajo aquí. Y es importante que lo tengas claro: el camino hacia tus sueños no es fácil. 

A lo mejor te descubres trabajando diez horas diarias, que es justo lo que no quieres. No pasa nada: si es un esfuerzo puntual, acotado en el tiempo, que sientes te acerca a tu meta, asúmelo porque suele ser así. El que algo quiere, algo le cuesta. 

Lo importante es que no pierdas de vista tu objetivo final. Antes de hacer cualquier cosa pregúntate: ¿esto me acerca o me aleja de lo que quiero? Si haces esto, casi seguro que aciertas. 

Pero para conseguirlo hay un último paso que tienes que tener en cuenta: 

3 Bloquea tu tiempo

Tú puedes apuntarte al gimnasio, pero si no vas… de poco te sirve. Pues aquí igual: puedes tener un estupendo calendario de acciones pero tendrás que llevarlas a cabo. 

A la hora de materializar tus sueños tienes que dedicarle tiempo a esas tareas intermedias. Y este es probablemente el punto más complicado de todos, porque luego procrastinas o te lías con otras cosas y al final, nada. 

Yo soy la primera que lo hago a veces, conste, pero para evitarlo bloqueo tiempo en la agenda. 

Tiempo para mi negocio, que lo merece y forma parte del trabajo también. 

Y ese tiempo no se toca. Como cuando vas al médico, ¿a que esa cita la respetas? ¿Y a que cuando estás en consulta no le dices al doctor: perdona, espera un momento, que me llama un cliente y tengo que contestar el teléfono? 

Igual que ese médico tiene toda tu atención en consulta, tu negocio merece atención plena. Al menos en esos ratitos que has reservado en la agenda. 

Para sacar partido a ese tiempo, céntrate en tareas de alto rendimiento. No me digas que vas a bloquear X horas a la semana para ponerte a hacer facturas, por ejemplo. No: las facturas las puede hacer cualquiera. Aquí solo entran tareas que te acercan a tu meta de una forma clara y medible. 

Y eso es todo lo que tienes que hacer para planificar un estupendo año. Tan fácil y tan difícil. 

Te hago un repaso: sueña a lo grande, trocea tu sueño y dedica tiempo a conseguirlo. Si haces estas tres cosas, estoy segura de que en diciembre de 2022 tu vida habrá cambiado a mejor.

¿Tú ya tienes tu plan hecho para el año que viene? 

Muchos éxitos. 

Judit Català