Si algo hemos aprendido durante la pandemia es que el contacto humano es importante. Más que nunca, nos necesitamos los unos a los otros. En los negocios, también. 

¿Cuántas veces has escuchado eso de “las personas compran a las personas”?

Seguro que unas cuantas. La verdad es que esta frase ya es un tópico del marketing, pero no por eso deja de ser verdad. 

Así que ¿qué tal si sales de tu cueva y empiezas a relacionarte para hacer crecer tu empresa? 

Tampoco te digo que vayas saludando a desconocidos por la calle, sino que empieces a hacer networking productivo, del que te acerca a tus objetivos personales y de negocios. 

Frente al individualismo y la competitividad agresiva, hay una forma sostenible de crecer en tu profesión: establecer relaciones sinceras y generosas, en las que todos tenéis algo que dar y recibir. 

De eso va el libro Nunca comas solo, que te voy a resumir hoy. Como siempre, voy a sortear un ejemplar, así que quédate hasta el final del post que te explico cómo conseguirlo. 

Hoy hablamos de networking. Te resumo el libro Nunca comas solo, de Keith Ferrazzi y Tahl Raz.  

 

Keith Ferrazi hoy es un peso pesado del marketing en Estados Unidos pero en realidad viene de una familia trabajadora que hizo un gran esfuerzo por mandarle a los mejores colegios. Y aún así, enseguida sintió que estaba excluido de lo que él llamaba “el club de los ricos”. 

Mientras estudiaba, y para sacarse un dinerito, trabajaba como caddie en un campo de golf, y allí veía cómo la gente hacía negocios. 

Personas de nivel económico alto se relacionaban entre sí y se ayudaban: se buscaban trabajos unos a otros, invertían en los negocios de sus compañeros de club, le echaban una mano a los  hijos de sus amigos…

Entonces Ferrazzi se dio cuenta de una cosa: la pobreza no es solo la falta de recursos financieros, sino la falta de contactos. Gran parte del problema es el aislamiento del tipo de gente que te puede ayudar a triunfar. 

¿Qué hizo? Convertirse en el mejor caddie del club. Sus clientes, con su ayuda, mejoraron sus resultados deportivos y por lo tanto empezaron a recomendarle y a presentarle a otras personas de su entorno. 

Algunos de los contactos que hizo en aquella época, basados en la ayuda mutua, resultaron definitivos en su carrera. 

Y todo esto de forma estratégica, pero no interesada. Para Ferrazzi, el objetivo de las relaciones es conectar: compartir tu tiempo, conocimientos, recursos y energía para enriquecer la vida de los demás. Y ese esfuerzo, en algún momento, te va a venir de vuelta. 

Y de esto va el libro Nunca comas solo: de cómo aprender a conectar con las personas y establecer una red de relaciones exitosas. 

Esto sobre el papel queda precioso pero, ¿cómo se hace? Para explicarlo, Ferrazzi divide su libro en cuatro bloques: 

1 La mentalidad

Una de las primeras cosas que tienes que hacer como networker es no llevar la cuenta. Basa tus relaciones en la generosidad: primero da, luego da y después da. Si estás llevando la cuenta de quién te debe el favor la gente nota que te acercas a ellos por interés y la relación se enturbia. 

Uno de los grandes errores del networking es conectar con otra persona solo cuando necesitas algo. De eso nada: crea un círculo de amigos, mentores y contactos y dedica tiempo a generar una buena relación con ellos, sin pedir nada a cambio. 

Eso sí, cuando quieras algo, actúa. Si has construido esa relación correctamente la gente responderá bien cuando le pidas ayuda, porque sabe que es un camino de ida y vuelta. 

Y lo más importante: por favor, por favor, por favor, no seas el networker pelmazo. Seguro que conoces a alguno: el que en los eventos parece estar en varios sitios a la vez, hablando sin parar y repartiendo tarjetas de visita. 

Ese tipo de persona que tiene su despacho lleno de fotos suyas con premios, gente famosa o lugares turísticos porque cree que eso le da autoridad. 

El networker pelmazo analiza las relaciones desde un punto de vista transaccional: ¿qué le puedo sacar a esa persona? cuando debería pensar ¿qué le puedo aportar a esta persona? 

En serio, no seas el networker pelmazo. Y si ves a uno, huye. 

Vamos con la segunda parte del libro:

2 Las facultades necesarias

Antes de conocer a alguien con quien quieras conectar, investiga. Internet y las redes sociales nos lo ponen cada vez más fácil para llegar a una reunión o preparar una llamada de teléfono sabiendo algo de esa persona que demuestre interés y que nos pueda ayudar a romper el hielo. 

Desarrolla tus facultades sociales, pon en contacto a diferentes grupos de amigos y colegas. Nunca comas solo, como dice el título del libro. Y aprovecha para compartir los temas que te apasionan, tener charlas triviales, buscar temas de conversación en común… Si todos pasáis un buen rato, acabas de sentar las bases de la relación. 

Y hablando de comer, ¿sabes que se puede saber mucho de una persona por cómo trata a un camarero? Trata a todas las personas con respeto, es lo que Ferrazzi llama “gánate al guardabarrera”. 

Piensa que cuando quieres conectar con alguien concreto, la mitad del trabajo es conseguir hablarle. Antes están las personas guardabarrera: secretarios, administrativos, socios minoritarios… 

Si respetas su poder y los tratas con la dignidad que merecen, se te abrirán las puertas de los más grandes directivos.

Perfecto, ya has llegado a las personas a las que querías llegar. ¿Y ahora qué? Pues nos vamos a la tercera parte del libro:

  1. Convierte a tus relaciones en compatriotas

Es decir, profundiza en la relación. 

En tu primera conversación con alguien descubres qué motivaciones le mueven. Y se reducen a tres cosas: ganar dinero, encontrar amor o cambiar el mundo.

Por eso las personas que mejor construyen relaciones son una mezcla entre gurú financiero, terapeuta sexual y buena persona en general.

Intenta siempre aportar soluciones y, muy importante: mantén el contacto. Recuérdale a la otra persona que estás ahí y que puede contar contigo. Queda, llama o envía un mensaje de vez en cuando. ¡Y nunca olvides los cumpleaños!

Una buena forma de mantener el contacto es tener un lugar de reunión establecido, y por eso quiero invitarte a que entres en el Club Negocios XL. 

Es un espacio en el que hemos creado una comunidad con los mismos valores que te estoy explicando: ayuda mutua y relaciones que aportan valor. Nada de networkers pesados, te lo prometo. 

En el Club Negocios XL tenemos una comunidad privada en Discord donde empresarios y emprendedores charlamos de nuestras cosas: de hacer negocios, por supuesto, pero también del día a día de nuestro trabajo. 

Además organizamos quedadas online presenciales cada dos meses por toda España, y online cada mes para que si vives en cualquier punto del mundo tampoco te lo pierdas. Y por supuesto no olvidamos la formación: cada semana hay una masterclass temática con gente puntera del sector marketing y empresa. 

!Ah! y por un poquito más en la cuota puedes añadir el curso Asciende a Otro Nivel, donde aprendes a escalar tu negocio. Hasta ahora este curso se compraba por separado, a un precio de 997 euros, pero ahora la única forma de acceder es entrando en la comunidad. 

El Club Negocios XL es una membresía, que pagas mes a mes, y te puedes dar de baja cuando quieras. Para entendernos: es como un Netflix del networking. Si quieres entrar en el Club y ampliar tu red de contactos, tienes toda la información pinchando aquí.

Para aprovechar la experiencia a tope no pierdas de vista estos consejos de Keith Ferrazzi que estamos repasando, aún nos queda el último apartado:

  1. Cambiar lo que se tenga por algo mejor, y devolver

Aquí hablamos de temas como marca personal, que no es ni más ni menos que encontrar eso que te hace único y reconocible… y comunicarlo. 

Además, tienes que pasar la “prueba del aeropuerto”. Si te quedaras atrapado durante horas en el aeropuerto, ¿eres una persona con la que apetece estar? Para que la respuesta sea sí, conviértete en alguien interesante. 

Y la forma más rápida es convertirte en experto en un tema concreto, encontrar un nicho en el que poder destacar.  Así la gente sabe que ahí puedes aportar valor y te tendrá en cuenta. 

Y hasta aquí el resumen del libro Nunca comas solo. Te recomiendo leerlo porque en este resumen he ido muy al grano, pero tiene mucho más contenido. Es un libro muy ameno de leer, lleno de historias sacadas de la vida del propio Ferrazzi. 

Que te dan ganas de conectar con este hombre para hacer networking, vamos. 

Yo de momento no os puedo presentar, pero lo que sí puedo hacer es mandarte un ejemplar de este libro a casa, si ganas el sorteo. ¿Y qué tienes que hacer? 

  • Suscríbete al canal de YouTube aquí y activa la campanita de notificaciones
  • Sígueme en Instagram dando click aquí
  • Déjame un comentario debajo del vídeo en mi canal de YouTube (sólo pincha aquí)  contando cómo entiendes tú el networking y si lo ves interesante o no. 

La semana que viene, como siempre, anunciaremos al ganador en mi canal de YouTube y en Instagram. 

Hasta entonces, muchos éxitos

Judit Català