Las 4 P del marketing ya no existen. ¡Hola a las 4 E!

las 4 e del marketing

Todavía recuerdo cuando estaba en la universidad y en clase de Marketing me enseñaron por primera vez qué eran las 4P.

 

En aquel momento me explicaron que si quería crear un producto o un servicio de éxito, tenía que trabajar con 4 variables que se corresponden a las famosas 4 P: el producto, el lugar, el precio y la promoción.

 

¿Y sabes qué?

Que todo aquello que me enseñaron ha cambiado. De verdad. Las 4 P ya han pasado a la historia del marketing y han sido sustituidas por las 4E.

 

¿Todavía no sabes qué son las 4E del marketing? Entonces sigue leyendo hasta el final del post porque además tengo algo para ti.

 

Hoy quiero explicarte cómo las 4P del marketing se han transformado en las 4E.

Las 4 P del marketing mix: Estrategia de comercialización y venta

Si abres casi cualquier libro de marketing te vas a encontrar capítulos enteros sobre las 4P porque es una forma muy efectiva de desarrollar una estrategia de comercialización y venta.

 

Todavía hoy se enseña en los cursos y universidades, se utiliza en las empresas y durante décadas ha sido un concepto fundamental del Marketing. Pero no hace falta que te diga que te diga que las cosas han cambiado muchísimo en los últimos años.

 

Para empezar, Internet ha revolucionado la manera de vender todo tipo de productos y servicios.

 

Además, la sociedad y los clientes también han cambiado, y no puedes seguir captando clientes del siglo XXI con métodos de mediados del siglo XX. Los consumidores han evolucionado y ahora son más exigentes con las empresas.

 

No buscan solo comprar a buen precio o encontrar un producto de calidad, porque eso se da por supuesto. Buscan empresas con las que se puedan sentir identificados, que les hagan sentir bien o que les proporcionen una experiencia de compra agradable.

 

La evolución de las 4 P a las 4 E:

Por eso las 4Ps han ido evolucionando poco a poco hacia las 4E.

 

Si ya estás familiarizado con las 4P, verás que en realidad no hay una ruptura, sino una adaptación a los nuevos tiempos. No quiero decir que las 4P estén mal o que ya no sirven de nada. Simplemente han evolucionado y te conviene conocer hacia dónde apunta el futuro del Marketing.

 Y al final del post podrás bajarte una infografía con las 4E para que te quede más claro todavía.

 

Las 4P del marketing se corresponden con:

  • Producto
  • Precio
  • Lugar, que también se conoce como plaza o punto de venta
  • Y promoción

 

Cuando trabajas estas variables estás desarrollando el marketing mix, que es la estrategia que engloba todo lo que vas a hacer para vender un producto o servicio con éxito.

 

Cuando trabajas tu marketing mix, lo que haces es crear el producto ideal para tu cliente, que se vende al precio adecuado, en los lugares indicados y se promociona por los canales idóneos.

 

Al trabajar las 4P o las 4E es mucho más sencillo desarrollar tu estrategia de marketing de una forma estructurada y coherente.

 

Cada elemento del marketing mix influye sobre los demás. Y por tanto, si cambias uno de los elementos es casi seguro que tendrás que cambiar los otros también.

 

Por ejemplo, existe la asociación en la mente del consumidor de que precio y calidad van de la mano. Si tienes un producto de calidad muy elevada, pero de precio asequible, es probable que los compradores se muestren un poco desconfiados o no sepan apreciar lo bueno que es tu producto.

 

Y si además en el mercado hay un competidor que es más caro que tú es posible que el consumidor piense que el otro producto es mejor que el tuyo, solo porque vale más.

 

En este caso, hay una incoherencia entre producto y precio, y eso puede afectar a las ventas.

 

De ahí la importancia de trabajar cada uno de los elementos del marketing mix.

 

Y ahora vamos a ver cómo las 4P ha evolucionado en las 4E.

 

Las 4 E del marketing:

Empezamos por la E de experiencia, que es la evolución de la P de producto.

 

Aquí vas a centrarte en qué es lo que vendes, qué ofreces a tu cliente. Puede ser un producto o un servicio, pero para resumir utilizaremos siempre la palabra producto.

 

Debes crear una oferta de valor que se adapte a las necesidades y deseos de tu cliente ideal.

 

Y ya no hablamos solo de productos, sino de experiencias. Porque productos hay muchos en el mercado y el consumidor sabe que tiene dónde elegir, sobre todo en la red. Por eso el cliente demanda algo más, busca toda una experiencia que empieza antes de comprar y se extiende hasta después de haber comprado.

 

Para desarrollar una experiencia primero debes conocer muy bien cuál es el proceso de compra, o el viaje que hace la persona desde que es un desconocido hasta que se convierte en un cliente satisfecho.

 

Una vez que conoces ese proceso, tu misión es ofrecer la mejor experiencia en cada fase, de manera que el cliente no se lleve solo un producto o un servicio, sino una vivencia única.

 

Recuerda, los productos son reemplazables, pero las experiencias no porque se quedan grabadas en la mente de la persona. Por eso ya no ofreces productos sino experiencias.

 

Seguimos avanzando con el segundo elemento del marketing mix: el precio. En este caso, la P del precio ha sido sustituida por la E de intercambio.

 

Antes cuando en marketing se hablaba de precios, lo primero que se hacía era determinar el coste de un producto o servicio. Es decir, cuánto te cuesta a ti ofrecer ese producto al cliente. Y a partir de ahí se fijaba el precio.

 

Pero hoy en día el precio está mucho más ligado al valor que da el cliente a ese producto. Te encuentras productos que son completamente gratis, otros que son de superlujo y otros que se ofrecen bajo un modelo freemium, con una parte gratis y otra de pago.

 

Y además el cliente no siempre paga con dinero, en algunos casos paga con su tiempo y su atención y en otras con sus datos, como ocurre en las redes sociales.

 

Por ejemplo, cuando usas un servicio como Spotify tienes la opción de disfrutar de mucha música gratis, pero a cambio de que veas anuncios. Y si quieres, puedes pagar por el servicio completo.

 

Por eso hablar de precio hoy en día es un poco limitado, y al usar la palabra intercambio se engloban más situaciones.

 

Sigo con la siguiente P o, mejor dicho, con la siguiente E.

 

Ahora le toca al turno al lugar o plaza, que dentro de las 4Es ha evolucionado al concepto de omnipresencia en inglés everywhere.

 

El lugar o plaza se refiere a los canales por los que vas a vender tu producto o servicio. Pero hoy en día es necesario estar presente en todas partes, por eso dentro de las 4Es hablamos de omnipresencia.

 

Ahora gracias a Internet tu empresa puede estar disponible en cualquier parte del mundo y en cualquier momento. Y no me refiero solo a tu página web, sino también a tus redes sociales, a una app móvil, a la publicidad online, al correo electrónico, etcétera. Aunque no vendas a través de las redes sociales o de la web, siempre tienes la posibilidad de crear una impresión positiva a través de ellas y de favorecer así la compra.

 

No puedes limitar a tu empresa a que tenga una presencia muy limitada, sino que necesitas estar donde está tu cliente y ofrecer una experiencia coherente. Cuando estás en más canales, tanto online como offline, tienes más opciones de llegar al comprador y de crear un impacto positivo en su mente.

 

Para acabar, el último elemento del marketing mix es la promoción, que ahora con las 4Es ha pasado a llamarse evangelización.

 

El concepto de evangelización es muy diferente al de promoción porque no busca solo la compra, sino que el cliente se convierta en un verdadero fan o evangelizador de la marca.

 

Un evangelizador de la marca es un comprador que ha quedado tan encantado contigo que habla de ti a otras personas y tiene un nivel de interacción superior.

 

El mejor ejemplo de esto son algunos seguidores de la marca Apple, que son especialmente fieles a sus ordenadores y sus teléfonos. Están siempre atentos a las novedades de la marca y no dudan en comentarte lo bueno que es el último gadget que se han comprado.

 

Por otro lado, la evangelización quiere atraer a los consumidores sin resultar molesto o invasivo, o sin tener que interrumpir.

 

Los anuncios de la tele son un claro de ejemplo de cómo las marcas te interrumpen. Tú estás tan feliz viendo tu serie favorita y en el momento más emocionante, la cortan para enseñarte un anuncio que no te interesa para nada.

 

Eso es lo que ha funcionado durante años cuando ni las marcas ni los consumidores tenían muchas más opciones. Pero ahora los consumidores son más reacios a ver anuncios o a ser parte de estrategias de venta agresivas.

 

Y por suerte, la empresas pueden ejecutar más acciones para estar presentes en la mente del consumidor sin resultar pesado o intrusivo.

 

Bajo el modelo de la evangelización se crea valor para que sea el consumidor el que viene a la marca de forma voluntaria.

 

Los contenidos gratuitos son un ejemplo de creación de valor. Por ejemplo, si tienes un blog con artículos prácticos y entretenidos, van a ser los clientes los que lleguen a tu web a través de Google o de las redes sociales, sin que tengas que salir tú a buscarlos a través de anuncios más molestos.

 

¿Te ha quedado claro qué son las 4E? No te preocupes porque yo te hago un resumen ahora mismo.

 

Resumen de las 4 E del marketing:

Las 4E del marketing surgen como una evolución de las 4P del marketing clásico. Las 4E se corresponden con los cuatro elementos del marketing mix que debes definir para asegurarte de que tu oferta responde a una demanda determinada del mercado.

 

Las 4 E del marketing son:

  • Experiencia, que sustituye al producto en el modelo de las 4P.
  • Intercambio, en lugar de precio.
  • Omnipresencia, en vez de lugar.
  • Y evangelización, que viene de la promoción.

 

Si desarrollas de forma correcta cada una de las 4Es, crearás un producto o un servicio con mayores opciones de triunfar en el mercado.

 

Cuéntame en comentarios… ¿Has tenido en cuenta ya las 4 E en tu negocio o sigues pensando en las 4 P del marketing mix? Me encantaría conocer tu experiencia…

 

Para que te resulte más sencillo trabajar las 4E en tu empresa, te he preparado una infografía  a modo de resumen donde tienes las ideas más importantes del post de hoy. Haz clic aquí y te lo mandaré a tu correo electrónico.

 

Espero que te haya gustado el vídeo de hoy. Si es así, te invito a que te suscribas a mi canal de Youtube y así podrás recibir todos los vídeos que lanzo semanalmente para ayudarte a llevar tu negocio hasta lo más alto.  

 

Para la semana que viene tengo preparada una entrevista súper interesante que no puedes perderte.

Así que te espero por aquí…

 

¡Hasta la próxima!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *