Hoy entrevistamos a Rubén Turienzo: escritor de literatura de desarrollo profesional y personal con varios best sellers en el mercado, consultor estratégico y conferenciante de impacto.

Judit Català: Hoy tengo el enorme placer de entrevistar a Rubén Turienzo, un profesional como la copa de un pino y un amigo muy especial. Para empezar, me gustaría que te presentaras tú mismo así que ¿quién es Rubén Turienzo?

Rubén Turienzo: En primer lugar me gustaría agradecer a todos aquellos que hayan decidido entrar y leernos, ya que el hecho de que nos brinden su atención ya es algo extraordinario, así que vamos a empezar desde ahí. ¿Quién soy yo? Pues un chaval de barrio, ya con algunas canas pero sigo considerándome como tal. Soy de Carabanchel, Madrid, y de familia humilde. A día de hoy se me conoce más porque ya sabes que vivimos en la sociedad de la titulitis y para mí es más fácil que la gente me conozca en otro tipo de foros como el consultor de IKEA, RedBull, Disney, Coca-Cola y cosas así que realmente un chico que ha trabajado de jardinero, socorrista, masajista y de chofer. Así que así soy yo, una persona agibílibus, capaz de superar los obstáculos y buscarse la vida. 

JC: Es la primera vez que escucho esa palabra y mira que me gustan los términos raros. Pues me gusta, lo usaré yo también.

RT: Sí, es una actitud ante la vida. Es verdad que en ocasiones se usa un tanto pícaramente porque la capacidad agibílibus era la de no disponer de ningún tipo de recurso y desde ahí averiguar cómo salir a flote. Me hace gracia porque en ocasiones la gente dice, por ejemplo, “mira al fundador de HP, que empezó en un garaje” y pienso cómo mis padres ni siquiera tenían un garaje. Esto demuestra que en ocasiones mitificamos ciertas historias, pero ojo, esto no significa que aunque vengas de cuna no vayas a pasar por ciertas dificultades. Son otras diferentes pero están ahí presentes como en el caso de cualquier emprendedor.  

JC: Ahora que Rubén se ha presentado y como no está bien empezar narrando los galardones y todo lo que se ha logrado, aquí dónde lo veis este hombre tiene una cantidad de premios increíble. También, además de las empresas que ha mencionado, ha ayudado a políticos…tiene un carrerón detrás que es impresionante. Es autor de varios bestseller como por ejemplo “Haz que suceda”, un libro con muchas herramientas y prácticas útiles que además es muy bonito para tener en la estantería.

RT: Aquí una cosa rápida, que es verdad que no me recreo demasiado en el tema de premios porque creo que es más una concesión desde fuera hacia dentro. Yo por ejemplo jamás diría que soy el mejor consultor estratégico del mundo porque para esa etiqueta hace falta que coincidan muchas cosas: que el cliente busque algo que tú le puedas aportar, que haya sintonía, que estés en tu mejor momento…hay muchos elementos. Sí que es verdad que soy el consultor que más premios ha recibido en el extranjero, concretamente diez, y seis de ellos son otorgados en Estados Unidos, en Washington, para los mejores consultores políticos del mundo. 

Me siento muy honrado, pero todo eso no hace que pierda la perspectiva de saber quién soy, sino comprobar que si me han premiado lo que toca es seguir desarrollando y creando. Libros tengo trece y en el caso de “Haz que suceda” sí que es verdad que es muy bonito y por ello está la posibilidad de conseguir una versión digital en PDF para rellenar y no manchar la de papel. 

JC: Eso demuestra la mentalidad estratégica que tiene Rubén y va siempre un paso más allá. Y es precisamente de esta cualidad de la que nos ha venido a hablar hoy. ¿Qué es exactamente el tener una mentalidad estratégica? 

RT: Vamos a empezar con algo muy sencillo: nos han educado en una cultura latina en la que estratega es un concepto negativo porque asocian estratégica a maquiavélica y no tiene nada que ver, ya que una persona estratégica es capaz de planear objetivos a medio y largo plazo, trazar un plan de acción y conseguirlo. ¿Qué es tener capacidad estratégica? La capacidad que tiene todo ser humano de pasar del problema a la solución. Si la tenemos muy desarrollada podemos reducir ese tiempo, además de prever el problema futuro. Quienes no lo consiguen están todo el rato apagando fuegos, mientras que aquellos que trazan una estrategia pueden solventar mejor las situaciones en las que les surgen problemas. Esto se puede desarrollar, ya que no nacemos teniendo toda esta mentalidad innata.

JC: Es importante  tener estas estrategias y saber desarrollarlas. Además Rubén es un motivador nato y a mí me ha ayudado a superar varios baches que he pasado en la empresa. Hemos sembrado y nos queda mucho por cosechar.

RT: Tú en este caso eres una alumna pero también amiga extraordinaria, porque eres de las que te pones a trabajar hasta que lo consigues. Es verdad que una vez que tienes las herramientas debes usarlas. Conocimiento es saber, pero hay que aplicarlo. Y tú estás siendo sabia porque lo estás aplicando y logrando cosas increíbles. El gran problema que tenemos es que la mayoría de la gente se piensa que ya lo sabe todo. Por ejemplo en Power Plan tengo más de cien herramientas y la gran mayoría están al alcance de cualquiera. Lo de “la información es poder” ha quedado atrás, ya que hoy en día todos tenemos acceso a ella. Ahora el poder reside en la persona que es capaz de gestionar bien esa información y sacar provecho de ella

Yo con esto soy un pelín crítico, ya que en los últimos años hay mucho profesional, coach y demás que intenta vendernos que todo esto es como una varita mágica. Algo que me gustó de ti desde el principio es que siempre dijiste lo de que “no te vendan la moto”. Estas herramientas de mentalidad estratégica te ayudan sobre todo a ser más eficaz y eficiente en los tres recursos que tenemos que más dolores de cabeza nos dan, por no hablar de estrés, frustraciones e incluso enfermedades. Estos son el tiempo, el dinero y la energía y si realmente tienes una mentalidad estratégica lograrás ahorrar en todos ellos. Lógicamente si trabajas al lado de alguien el proceso se acorta y es más sencillo, pero hay que buscarse mentores y compañeros de calidad, ya que no es solo la herramienta sino el acompañamiento mientras las pones en marcha.  

JC: ¿Crees que el problema está en que no hay demasiada gente que ponga en práctica este tipo de pensamientos estratégicos? Porque sé de algunos amigos que tuvieron ideas interesantes hace muchos años que hoy en día son un éxito pero no lo consiguieron ellos mismos por no llevarlas a cabo.

RT: El mundo está lleno de servilletas con buenas ideas, pero luego hay que llevarlas a cabo. No suele ser hasta el momento en el que lo intentas cuándo te das cuenta de la dificultad que hay en conseguirlo, pero por supuesto la acción es fundamental. De hecho, en el mundo del desarrollo personal y profesional se ha puesto de moda hacer un proceso que es: ser, hacer y luego tener. Yo no estoy de acuerdo porque ese es el argumento o excusa para que todos nos relajemos y pasen los años pensando que “estamos siendo y nos estamos transformando”. Yo creo que el proceso va por hacer, luego tendrás y a partir de ahí podrás empezar a reflexionar en lo que tú quieres ser

Pero ¿de qué sirve que queramos tener libertad financiera si no hacemos nada al respecto? Planear también es hacer, no solo ejecutar. Trazar el itinerario o mapa estratégico es importante y en ocasiones no lo hacemos. De hecho, ahora con todo el tema del COVID ha causado que muchas personas lo usen de excusa para justificar las consecuencias que han obtenido. Dentro de unos años la pregunta que nos quedará de esta situación será: y tú, ¿qué hiciste durante la pandemia? No nos gusta responsabilizarnos con las acciones que hacemos, es decir, con el comportamiento que hemos decidido hacer, pero es lo que toca. Todo en la vida, todas esas consecuencias, son fruto de nuestro comportamiento.

JC: Es una tendencia muy humana el echar los balones fuera y no responsabilizarnos. Yo creo que para conseguir éxito en nuestras metas debemos hacernos responsables de nuestros resultados y acciones. 

RT: La mentalidad estratégica lo que te dice es que eres capaz de minimizar el impacto del factor suerte que por supuesto existe. Yo trabajaba para BMW, con la gama de coches Mini, y tuve la suerte de que el director que me contrató para hacer una campaña fue ascendido a ser el líder de marketing de todo Europa. Eso es suerte, ya que yo no afecté a ese cambio, pero sí pude ser profesional, hacer un buen servicio y obtener buenos resultados. Yo sabía que en algún punto todo eso iba a dar un fruto y es algo que tenemos que empezar a trabajar. El tomar las riendas y controlar todo lo que podamos la situación que está en nuestras manos.

JC: ¿Crees que tener una mentalidad estratégica te quita ciertos miedos? Porque ahora cuando hablabas del hacer para tener y ser creo que muchas personas al ver algo tan grande y a la vez lejano en el horizonte no se lo acaban de creer. El tener una estrategia bien marcada puede ayudar a disminuir estos miedos, ya que se trata tan solo de empezar a caminar.

RT: Sí, de hecho nos sirve para relativizar y centrarnos en lo verdaderamente importante. No hagáis demasiado caso a ese ÉXITO en mayúsculas, sino que lo ideal es centrarse en el éxito en minúscula.  Se traduce en forma de pequeñas cosas de nuestro día a día, como el lograr que nos acepten en una entrevista de trabajo o simplemente avanzar en el proceso de selección. Tenemos que celebrar esa victoria para empezar a trazar un camino hacia lo más cerca posible de ese éxito en mayúsculas. También es importante plantear este itinerario cada trimestre o así, para poder tener siempre una hoja de ruta que seguir.

JC: ¿A qué te refieres exactamente con apagar fuegos? Porque yo creo que la gente ni siquiera es consciente de eso. Trabajo con miles de emprendedores y empresarios y muchos de ellos no cuentan como su trabajo diario el hacer crecer la empresa, por ejemplo.

RT: Básicamente lo podríamos resumir en que una persona que trabaja en una empresa encuentra en “apagar fuegos” la monotonía y los pequeños problemas del día a día.  En el momento en el que no somos capaces de responder rápidamente a esos problemas y arreglarlos de forma eficaz, no tenemos tiempo para la estrategia. Da igual si se trata de empresas grandes o pequeñas, ya que suelen decirte lo mismo: “a mí me encantaría poder lograr esas metas, pero la realidad es la que es” y no es así. La realidad es la que tú quieres que sea. A mí no me gusta usar ejemplos de lo que logró alguien individual, pero sí que quería mencionar el de Pet Rock, del hombre que decidió crear muñecos personalizados a partir de rocas y vendió más de 50.000 unidades, algo que en su época (1975) fue una verdadera hazaña. Es verdad que muchos podríamos aprovechar lo que tenemos en nuestro entorno para sacar beneficio, pero es más fácil quejarse. 

JC: La realidad es que somos muchos los que supuestamente “no nos merecemos” el éxito que hemos cosechado por el lugar de dónde venimos y otros factores…

RT: Sí, de hecho en esto que comentas puedo decir que dos de mis libros están en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. Se trata de la más grande del mundo y se supone que solo pueden entrar libros que han sido solicitados por algún congresista o senador. Además, he dado una conferencia en la Casa Blanca, por lo que son unos logros que no se valorarían de igual forma en caso de haber estudiado en EE.UU. y tenido una vida encaminada a ese resultado. En mi caso me metí en política porque fui el chófer de un político y hoy en día sigo aprendiendo. Actualmente, por ejemplo, me está ayudando Judit con toda mi transformación digital y creo que es muy importante tener referentes con mejores resultados que yo. Hay que quitarse todo ese ego de encima y pensar en intentar no ser nunca el más listo de la habitación, ya que en caso contrario no estarás aprendiendo nada ni creciendo. 

JC: Para mí también es muy importante el tener una base sólida y útil de contactos en los que confiar en el momento de tener una duda, poder levantar el teléfono y solucionarla al momento en lugar de pasar días liado con ello. Ahora, Rubén, me gustaría que nos hablaras de cómo superar esos momentos de frustración y en los que parece que todo es imposible de lograr.

RT: Acaba de empezar el año y es un momento en el que la gente se ha propuesto objetivos, planes etc., pero es muy probable que a las dos semanas ya hayan renunciado a ellos (las estadísticas dicen que la probabilidad es del 78%). Por eso el tercer lunes del año es considerado “Blue Monday”, el día más triste del año y es en parte debido a que la gente ha renunciado a sus planes de año nuevo. Triste es pensar que al final es un 98,2% de la gente la que no logra alcanzar sus objetivos. Para ser de ese 1,8% tenemos que tener una conversación con nosotros mismos y establecer una serie de líneas blancas y rojas para transformarnos en una versión 2.0 nuestra poco a poco y mantener todo equilibrado. Esto es fundamental a la hora de cambiar nuestras rutinas.

JC: Esta es una de las muchas herramientas que Rubén tiene en su programa, que dispone de muchos ejercicios prácticos. ¿Qué nos puedes contar de Power Plan?

RT: Power Plan se llama “tu éxito en 80 días” y realmente se refiere a aprender a pensar con mentalidad estratégica. Estas píldoras de los 80 días empiezan el 15 de febrero pero el fin de la inscripción  es el 1 de febrero. Desde ese día ya empezamos con nuestro proceso y anunciamos los diversos profesionales con cuya ayuda contaremos, entre los que se encuentra la propia Judit. Desde ahora hasta el día 1 es cuando estamos en el proceso de llamadas, comprobar si la gente está preparada para inscribirse en Power Plan (porque no todo el mundo vale para todas las formaciones), ya que es necesario tener la voluntad de aprender y poner todo en práctica. Una vez que empezamos yo me dejo la piel por mis alumnos, ya que sé que pueden conseguirlo y lograr sus objetivos si se lo proponen. Les hago formaciones para acelerar su proceso y aprender a pensar de una manera diferente mediante el uso de más de 100 herramientas. 

JC: En este caso Rubén es un gran entrenador personal de mentalidad estratégica que nos ayuda a lograr grandes hitos tanto empresarialmente como en lo personal. Por aquí os dejamos el enlace para acceder a Power Plan y saber si podéis entrar en el programa. Es de pago, ya que se trata de una inversión de futuro con la que conseguiremos resultados.

RT: Tengo varios alumnos de la primera entrega que ya están apuntados a esta segunda para repetir, así que eso es siempre buena señal. Yo os animo a contactar conmigo para ver si Power Plan encaja con vosotros y poder empezar a desarrollar el cambio que os llevará a cumplir vuestros objetivos.

JC: Cuando Rubén sacó Power Plan le dije “esto es un regalo” porque aunque el coste es el que es, sigue siendo mucho menor que el que puede costarle a una gran empresa su consultoría. Con toda la trayectoria que tiene y los resultados que ha logrado, Power Plan es imprescindible para todo aquél que busque mejorar. 

RT: Lo mejor en todo esto es ser híper transparentes y por ello yo siempre recomiendo ir a mi perfil de Instagram para descubrir ahí las opiniones de antiguos alumnos y comprobar que es ha funcionado. ¿Hay trabajo? Por supuesto, ya que yo no entiendo el éxito sin esfuerzo previo, pero también hay resultados que inicialmente parecían imposibles y que finalmente se consiguen. Además, en esta segunda edición hemos mejorado muchas de las herramientas y procesos, así que será todavía mejor que la primera.

JC: Sí, porque también hay que tener en cuenta que una vez que obtenemos esas herramientas las podemos seguir usando por muchos años y cada vez seremos más maestros al usarlas. 

RT: En mi caso me ha ocurrido con el “método mejora” y me pasa que ahora pienso siempre con él y cuando alguien me plantea un problema automáticamente me vienen los pasos claramente para poder solucionarlo. Tenemos esas herramientas ya interiorizadas y yo te puedo enseñar desde herramientas de productividad japonesa hasta otras que se llevaban a cabo en los 80 en Estados Unidos y algunas más europeas. En Power Plan tienes acceso a estas herramientas por un año, pero creo que con un par de veces ya puedes conseguir interiorizarlas. Y luego a partir de ahí el límite ya está en donde lo pongáis cada uno.

JC: Pues sí, a mí hoy en día ya me resulta más útil el preguntar a Rubén acerca de qué herramientas puede recomendarme para solventar mis propios problemas a largo plazo en lugar de preguntarle: “tú qué harías”? Y ya por último, Rubén, ¿hay algo más que quieras contarnos acerca de Power Plan?

RT: Gracias a todos por haber llegado hasta aquí y gracias a Judit por abrirme a tu canal, tu comunidad y sobre todo a tu vida, que es extraordinaria y sé que dentro de poco lo va a ser todavía un poco más.

JC: ¡Muchas gracias a ti! Nos vemos la semana que viene con otro vídeo y tema en el que os voy a dar mil claves para que vuestros sueños empresariales se hagan realidad.