el arte de empezar resumen libro

Cuando estás pensando en poner en marcha un proyecto, ¿cuántas veces te has agobiado con la lista de cosas que se supone que tienes que hacer? Supongo que unas cuantas, como yo y como todos.

Hoy hay un montón de información disponible, seguramente demasiada. Y muchas teorías para emprendedores explicando “las 7 cosas que tienes que hacer para empezar tu proyecto”, “las 10  tareas imprescindibles” y “los dos millones de pasos que no se te pueden olvidar si quieres que tu negocio salga adelante”. Uf.

Es un bombardeo que a veces puede hacerte tirar la toalla porque no tienes ni idea de cómo arrancar. 

Te quedas mirando tu agenda y  piensas: “Vale, me parece todo muy bien, pero ¡¿por dónde empiezo?!

¿Cómo encuentro un hilo del que tirar?

Si estás pensando “corta el rollo y cuéntame lo que necesito saber”, eso es lo dice que el autor del libro del que te voy a hablar. Quédate hasta el final del post porque no solo te voy a hacer un resumen sino que te cuento cómo puedes ganar un ejemplar.

Hoy te recomiendo una lectura para personas que quieren ir al grano: El arte de empezar, de Guy Kawasaki.

 

Hay una frase de Guy Kawasaki que me encanta y que para mí resume lo que vas a encontrar en este libro: “La clave del éxito está en sobrevivir a las tareas microscópicas mientras acercamos el futuro”

Kawasaki es un estratega empresarial y referente mundial en el mundo del marketing, el emprendimiento y las nuevas tecnologías. Fue lo que se llama “jefe evangelista” de Apple durante años y ahora lo es de Canva, la herramienta online para diseñar que seguramente conoces ya. 

Sus consejos sobre creación de empresas, innovación y comunicación son seguidos por miles de emprendedores en todo el mundo. Y aunque está orientado hacia la cultura empresarial americana, es una lectura muy recomendable para cualquiera que esté pensando en emprender y necesite tomar referencias.

El arte de empezar se publicó en 2007, y aunque tú lo vas a leer con “ojos de emprendedor”, está dirigido a cualquiera que quiera empezar algo. Porque posiblemente la fase más difícil de cualquier proyecto sea el comienzo. Arrancar y no perderse por el camino. 

Lo que dice Kawasaki es: “Quiero ayudarte a crear algo grande sin que te atasques en detalles innecesarios”.

Y para eso propone un método en 5 fases:

Fase 1: causa

Antes de nada tienes que tener clara tu motivación: crear algo con sentido para hacer un mundo mejor. Para eso es interesante que crees un mantra que te defina, algo muy breve que sirva para inspirar.

Una vez hecho eso, define tu modelo de negocio de forma breve pero muy específica, y ponte en marcha ya. No esperes a tener el producto perfecto porque si no, no arrancas en la vida. 

A partir de ahí, establece metas, supuestos y tareas. Es lo que te va a permitir avanzar, ya sabes: siempre, siempre hay que ir midiendo resultados. 

¡Primera fase lista!

Fase 2: articulación

Aquí aprenderás a poner los cimientos de tu negocio. ¿Cómo? Definiendo estas tres líneas básicas de tu proyecto: por qué lo creas, por qué los consumidores deben ser tus clientes y por qué tus colaboradores deben trabajar contigo.

Todo esto se resume en una sola pregunta: ¿a qué te dedicas? Lo que respondas es lo que te va a diferenciar de tu competencia y lo que tienes que comunicar al mercado.

Hay que trabajar el arte de venderse o de cómo presentar tu proyecto a los demás de manera breve, sencilla y efectiva. Tienes que ser capaz de explicarlo en un minuto. 

Y esto parece muy fácil, pero luego veo que hay gente a la que se le hace cuesta arriba. Voy a un evento, conozco a alguien y cuando le pregunto qué hace… se atasca y empieza a balbucear. 

Es como si yo ahora me presento y te digo: hola, soy Judit, y bueno, tengo una agencia que ayudamos a las empresas a crecer, tiene que ver con marketing y hacemos estrategias para vender más y además trabajamos los funnels para que ganes más tiempo para ti… Te has perdido ya, ¿verdad?  

Esto no puede pasarte. Ten siempre tu presentación preparada. Nunca se sabe cuándo la vas a necesitar.

Por último, y antes de pasar de fase, trabaja tu plan de negocio. Este va a hacer falta sobre todo si quieres conseguir inversores, pero una cosa: que no te condicione. Puedes ir cambiando a medida que avanzas y tus objetivos evolucionen.

Fase 3: puesta en marcha

Para avanzar vas a tener que aprender a gestionarte con los recursos que tengas, a contratar colaboradores (porque tú solo no vas a poder con todo) y conseguir financiación. Usa estas 3 “artes”:

El arte de salir adelante. 

Sobre todo al principio, es importante que sepas sobrevivir con tus propios recursos. Empieza poco a poco y, si lo haces bien, solo será una etapa. Enseguida estarás dando pasos.

El arte del reclutamiento. 

Porque no vas a poder hacerlo todo solo y necesitas apoyo, colaboradores, gente que trabaje contigo. El consejo es este: contrata a un equipo que sea mejor que tú mismo. Para eso vas a necesitar una cosa: humildad.

El arte de conseguir capital. 

¿Cómo conseguir que los inversores confíen en ti? Y te apoyen económicamente, claro. Tienes que demostrarles que tu proyecto es sólido y tiene sentido. El libro te da unas cuantas pistas para llegar a ellos y que te abran la caja del dinero.

Fase 4: proliferación

¿Qué pasa cuando ya estás en marcha y empiezas a crecer? ¿Qué pasos vienen ahora? Saber crecer también es importante. Hay 3 “artes” que te ayudan a proliferar:

El arte de asociarse. 

Llegará un momento en que necesites socios. ¿Cuáles son las claves para que funcione? Tienes que asegurarte de definir bien los términos, saber qué aporta cada parte, en qué porcentajes y qué objetivos hay que cubrir. El éxito depende de un buen planteamiento inicial… porque si no luego vienen los problemas. Ni te cuento la cantidad de negocios que se han ido al traste por problemas entre los socios.

El arte de del branding. 

Tu producto o tu servicio tiene que entusiasmar al cliente y para eso se proponen las 4 “pes” del marketing: producto, posicionamiento, precio y promoción.

El arte de hacer llover. 

O lo que es lo mismo: cómo puedes generar ventas en tu negocio. Cuantas más, mejor. Porque al fin y al cabo, vender es el objetivo de todo lo que haces, ¿no?

Justo eso, el arte de vender, es algo que vamos a trabajar mucho en el reto Recupera y escala tu facturación. Porque no puedes depender de que te lluevan los clientes solos, lo que yo llamo el marketing de la fe. Eso no pasa, necesitas una estrategia y trabajar muy bien la mentalidad, sobre todo en estos tiempos tan inciertos. 

Aún estás a tiempo de apuntarte, empezamos ya, el 5 de junio y vamos a estar 7 días trabajando en romper esas barreras que te impiden crecer. Además es gratis así que no te lo puedo poner más fácil: haz clic aquí arriba y apúntate

Si ya te has apuntado seguimos con la quinta y última fase:

Fase 5: el arte de empezar

Obligación

En tu camino empresarial no vale todo ni el éxito debe ser a cualquier precio. 

El arte de ser buena persona

o lo que es lo mismo, trabajar para “lograr la humanidad”. Esto pasa por  ser una persona ética, decente y admirable. 

Y para eso tienes que mantener vivos 3 conceptos: ayudar a la gente, hacer lo correcto y corresponder a la sociedad.

Porque como dice Kawasaki, ser emprendedor no es un puesto de trabajo, sino una actitud mental para los que quieren alterar el futuro. 

Todas estas claves te ayudarán un montón a iniciar cualquier proyecto, centrándote en lo más importante y sin perder tiempo y energía en cosas que no son esenciales. 

Y hasta aquí el resumen del libro El arte de empezar. Si te ha interesado y quieres saber más, puedes acceder al sorteo de un ejemplar, y para eso solo tienes que hacer dos cosas: 

Una, suscríbete a mi canal de YouTube , y dale a la campana para activar las notificaciones. 

Y dos, contéstame en comentarios: ¿cuál es tu meta ahora mismo y por dónde vas a empezar?

Daremos el resultado del sorteo dentro de una semana por aquí y por Instagram, así que si no me sigues en redes sociales, ya estás tardando, haz click aquí para ir a mi perfil de instagram.

Nos vemos miércoles que viene por aquí, muchos éxitos.