el arte de la guerra resumen libro

No sé tú, pero yo muchísimas veces llego a casa después de pasarme todo el día en mi empresa y caigo en el sofá tan cansada que parece que vengo de la guerra. 

Es que en realidad nuestra vida como empresarios consiste en batallar en muchos frentes a la vez y hasta que no aprendemos a delegar tenemos que ocuparnos de la planificación, de los clientes, de la contabilidad, del tiempo, de los proveedores, de los trabajadores…

No es casualidad que en el mundo de la empresa utilicemos mucho una palabra: estrategia.

Porque para poder llevar nuestros proyectos adelante necesitamos ser no solo empresarios, sino estrategas. Y de estrategia trata el libro que te quiero recomendar hoy.

¿Qué me dirías si te adelanto que fue un libro que inspiró a estadistas como Napoleón, Maquiavelo o Mao Tse Tung? Y ahora puede ayudarte a ti a convertirte en líder de tu empresa.

Te estarás preguntando ¿y qué puedo yo tener en común con Napoleón? Más de lo que piensas. Enseguida te lo cuento.

Una cosa importante: Lee hasta el final del post porque voy a explicarte qué tienes que hacer para ganar un ejemplar de este libro.

Hoy te recomiendo un libro para estrategas empresariales: El arte de la guerra, de Sun Tzu.

Sun Tzu fue un general y filósofo chino que vivió en el siglo VI antes de Cristo. 

Su nombre ha llegado hasta hoy porque hizo algo que han conseguido muy pocos: escribir un tratado de táctica y estrategia militar que, aún hoy (y han pasado más de 25 siglos) es una obra de referencia.

¿Cómo es posible que podamos utilizar hoy un libro de hace tantísimos años?

Pues porque las enseñanzas que da Sun Tzu son atemporales. Y además, algo muy importante: son universales. Se pueden aplicar a muchísimos campos, no solo a la guerra (afortunadamente).

Por eso, en los años 80, los ejecutivos se dieron cuenta de que el libro tenía un montón de puntos que podían ser muy útiles si se aplicaban tanto al emprendimiento como a la dirección de empresas o al marketing.

Y comprobaron que, si ellos aplicaban los consejos de Sun Tzu sobre táctica y estrategia para el campo de batalla, mejoraba su liderazgo y como consecuencia, su empresa. 

Ya sabes que todos los meses te traigo un resumen de un libro relacionado con emprendimiento, así que te voy a hacer un repaso de las lecciones más interesantes que nos da El arte de la guerra. 

Las enseñanzas de Sun Tzu:

Lo primero que tienes que saber es que las enseñanzas de Sun Tzu se basaban en dos principios:

Uno, el engaño.

Y dos, someter al enemigo sin luchar.

Porque para él, la inteligencia del estratega militar se demostraba evitando el enfrentamiento directo. 

Y para eso prefería buscar la negociación, las tácticas alternativas o la forma de debilitar al enemigo, incluso… engañándolo: fingiendo debilidad antes de entrar en batalla.

Porque para Sun Tzu, la mejor victoria es la que se consigue sin luchar. 

Así que la batalla es la última de las opciones. ¿Y qué es la batalla si hablamos de empresa? Pues que nuestro día a día se base en pelearnos con todo. En que afrontemos las decisiones con más agresividad de la necesaria, cuando podemos hacerlo negociando y buscando soluciones alternativas.

Tiene lógica si piensas que, cuando estás batallando con todo, gastas muchísimos recursos y puedes correr el riesgo de quedarte sin fuerzas.

Si hablamos de guerra, puedes perder tropas. Si hablamos de negocios, puedes perder trabajadores, dinero, tiempo (que también es dinero) y mucha de la energía con la que alimentas tus proyectos.

Ten en cuenta que tu empresa exige mucho de ti, así que tienes que mirar con lupa a qué dedicas tu atención y tu esfuerzo

Hay que economizar: si puedes negociar, no entres en batalla. Él decía: “Gana quien sabe cuándo luchar y cuándo no hacerlo”.

Otra de las enseñanzas de Sun Tzu es

Mide bien tus objetivos:

No te enfrentes en el campo de batalla con enemigos a los que no puedes vencer. 

Cuando tenemos una empresa podemos caer en un error: confundir la motivación con un exceso de confianza. 

Ser positivos, confiar en nosotros, creer que podemos… es importante. Pero también lo es ser realista y calibrar bien las situaciones, para no meternos en hazañas empresariales que nos queden grandes.

Sun Tzu te dice que tienes que tener la cabeza fría para calcular tus posibilidades reales y nunca, pero nunca, empezar una batalla que te va a sobrepasar.

Ante tus competidores, sé creativo. No te pongas delante para bloquearles el camino, busca dar valor a tu proyecto para que tus competidores vayan debilitándose. 

Sorprende a tu competencia apareciendo por donde menos se lo esperan.

Por eso, otra enseñanza importante:

Estudia el campo de batalla:

¿Cómo vas a plantearte una guerra si no conoces qué terreno pisas? Pues lo mismo aplicado a un proyecto empresarial. 

Necesitas toda la información posible sobre tu producto o tu servicio, estudios de mercado, datos sobre tus competidores… No te lances a lo loco sin antes haber estudiado bien a “tu enemigo”.

Además, tienes que dedicar tiempo a mantenerte formado e informado. Muchos emprendedores, una vez que se meten en la carrera empresarial, empiezan a descuidar su formación. Es un error, que pronto te pasará factura.

Si quieres yo puedo ayudarte con eso, porque te voy a hablar de un proyecto muy especial que empieza enseguida, el 1 de junio. Es una formación… bueno, es más que una formación, en realidad es un acompañamiento que vamos a hacer para un grupo muy pequeño de empresarios. Solo tenemos 20 plazas, y ya hay 10 cubiertas, y si estás leyendo este post es muy posible que te interese reservar cuanto antes. 

Es el Máster en negocios rentables, seis meses en los que mi equipo y yo vamos a estar ahí, encima, acompañando a un grupo de emprendedores para que consigan resultados increíbles. 

Vamos a enseñarte todo lo que debes aplicar en tu empresa en cuanto planificación,  productividad, campañas de marketing, ventas, marca personal, cómo gestionar un equipo o crearlo desde 0… Pero no solo vamos a hablar, sino que vas a aplicar todo eso de nuestra mano, para ahorrarte errores y que empieces a ver resultados ya. 

Como te digo, hay 20 plazas, la mitad están cubiertas y estamos haciendo una selección entre toda la gente que quiere entrar. Y aquí me pongo seria porque es importante que tengas claro que esto no es para todo el mundo. Solo le damos entrada a personas a las que realmente vemos que podemos ayudar. Gente que quiere un cambio en sus negocios y que está dispuesta a trabajar para conseguirlo. 

Porque de poco te vale que yo te cuente qué tienes que hacer, si luego tú no pones el esfuerzo, tu tiempo y tu motivación para conseguir resultados. Piénsatelo y si eres el tipo de empresario que está dispuesto a todo para hacer crecer tu empresa, puedes hacer click aquí para apuntarte a la selección. 

Si la selección ya ha acabado puedes apuntarte para que te avisemos en unos meses si volvemos a abrir el programa.

A partir de ahí yo o alguien de mi equipo hablaremos contigo para ver si tienes ese perfil que estamos buscando, si realmente le vas a sacar partido a esta formación, que ya te digo que es muy exigente. 

Porque, de verdad, y vuelvo al libro de El arte de la guerra, es imprescindible tener formación y saber cómo organizar determinadas estrategias. 

En una situación “de guerra” la información te da ventaja sobre el enemigo. En tu empresa, te da ventaja sobre tus competidores. 

Y para aprovechar esa ventaja siempre tiene que haber una cabeza pensante, así que si quieres tener éxito en tu negocio, es muy importante que trabajes el siguiente punto: 

Sé un líder:

Para Sun Tzu, un general debe buscar la gloria personal cuando avanza. 

Hoy lo adaptamos a la empresa y decimos que tienes que asumir el liderazgo de tu proyecto, de la misma manera que lo haría un general ante sus tropas.

Hay una serie de virtudes que tiene que trabajar cualquier líder en el campo de batalla. Un líder tiene que ser: 

1.Inteligente. Cualidad imprescindible en un estratega. Te hará tomar las decisiones correctas y adelantarte a los demás.

2.Honrado. Nunca hay que perder la perspectiva y mantener el juego limpio. Si no, generarás desconfianza y acabará pasándote factura. 

La ambición es positiva, pero no la trampa. Él decía: “Si el general es sincero, los hombres no dudarán de sus premios y castigos”. 

3.Empático. Tus tropas (es decir, tus empleados y colaboradores) son tu mayor tesoro, así que aprende a comunicarte bien con ellos. Valora el esfuerzo que hacen y sé empático para comprender su posición. 

Estáis todos en el mismo bando y todo funcionará mejor si trabajáis en equipo.

4.Firme, y a la vez flexible. En tu empresa tienes que fijar un rumbo y ceñirte a él. Pero, a la vez, debes permanecer atento a los cambios y dispuesto a dar un giro en cualquier momento. 

En el mundo de los negocios, las cosas pueden cambiar muy rápido, y tienes que estar despierto para verlo.

5.Valiente. Al líder le toca tomar decisiones y a veces van a ser arriesgadas. Ese va a ser tu papel, así que agarra la sartén por el mango cuanto antes. Trata de valorar bien (volvemos al punto de la inteligencia) pero cuando haya que actuar sé rápido y no dudes.

Y este es un resumen de las enseñanzas de El arte de la guerra aplicadas a la empresa, pero hay muchas más. Lo mejor es que leas el libro y aprendas tú mismo a ser un estratega.

¿Quieres ganarte un ejemplar? Súper fácil: lo que tienes que hacer es, primero, suscríbete a mi canal de Youtube haciendo click aquí abajo y luego activa la campana de notificaciones.

Así te llegará el aviso de todos los vídeos de cuelgo. Por ejemplo, la semana que viene te hablaré de las mentiras que te cuentan a la hora de vender, así que yo no me lo perdería. 

Y aún nos falta un paso más para entrar en el sorteo del libro: 

Después de suscribirte, déjame un comentario y cuéntame cuáles son tus estrategias “de guerra” aplicadas a tu empresa y cómo te están funcionando.

Recuerda que en la empresa es importante tomar las mejores decisiones y no desperdiciar tus recursos. Así que ya sabes, toca poner en práctica tu estrategia.

Muchos éxitos.