5 pasos para conseguir abundancia

Cuando tienes un proyecto de vida y unos objetivos claros, seguro que estás dispuesto a hacer todo lo que sea necesario para conseguirlo.

Trabajas muchas horas.

Sacrificas sueño.

Tu tiempo de ocio… ¿qué era eso del ocio?

Te esfuerzas mucho porque confías en que así irás generando más ingresos y viviendo mejor, pero tu meta siempre parece que está igual de lejos. La distancia entre tus objetivos y tú parece que no disminuye.

Pero tú aguantas ahí, como el burro persiguiendo la zanahoria. 

¿Qué pasa? ¿Es un fenómeno paranormal? ¿Por qué tus metas parecen correr tanto como tú y nunca llegas donde quieres llegar?

Ya sé que más de una vez has pensado en tirarlo todo por la borda, pero no desesperes, esto que te pasa es normal… pero es una trampa de la que tienes que salir. Y voy a darte unas cuantas ideas para hacerlo. 

Hoy te voy a hablar de la carrera de la rata, y cómo salir de ese círculo vicioso.

¿Has visto alguna vez a un hámster corriendo dentro de una rueda? Puede ir cada vez más rápido, pero nunca llega a ninguna parte.

Traducido a lo que a ti y a mí nos interesa: cuanto más dinero entra en tu bolsillo, más dinero sale, y por eso nunca logras crecer. 

Entras en una rueda de la que es difícil salir: trabajas, ganas dinero, tus deudas aumentan, gastas más dinero.

Si quieres seguir en la carrera tienes que ir más rápido: trabajas MÁS, ganas MÁS dinero, tienes MÁS deudas, gastas MÁS dinero.

Y así hasta que te agotas.

Si es así como te sientes, comprender por qué estás atrapado en la carrera de la carrera de la rata puede ayudarte a salir de esa noria.

La carrera de la rata es una idea que explica Robert T. Kiyosaki en su libro Padre rico, padre pobre y que explica por qué cuando tus ingresos aumentan, tus gastos parece que crecen al mismo ritmo. 

Es un libro del que te he hablado ya en este canal, si quieres ver el resumen puedes hacerlo pinchando aquí mismo. 

El caso es que cuando estás metido hasta las orejas en tu proyecto de empresa, tienes poco para invertir y no sabes cómo hacer para que el (escaso) dinero que tienes trabaje para ti… te da la impresión de que estás en un callejón sin salida y no vas a conseguir avanzar.

Además, es lo que nos han enseñado. Estamos programados para vivir dentro de la rueda: trabajar, tener un sueldo, llegar a nuestro techo y conformarnos porque eso es todo lo que vamos a poder conseguir.

Pero se puede “desaprender” todo eso. Yo lo hice y tú también lo harás si sabes dar los pasos correctos.

Yo misma logré salir de mi propio círculo vicioso. Hace unos años tenía un proyecto en marcha, pero me arruiné y tuve que empezar de nuevo desde cero.

Pasé mucho tiempo en números rojos y tuve que trabajar muchísimo para salir adelante. 

Conseguía crecer poco a poco, pero el vuelco definitivo vino cuando cambié de mentalidad.

Fue entonces cuando pude salir de la rueda de la rata que me tenía atrapada y mi facturación empezó a crecer de verdad. Hoy te puedo decir que llevo seis años doblando mi facturación año a año.

¿Qué te parece? Pues es lo que tú también puedes lograr. Si quieres saber cómo lo hice yo, te cuento mi sistema en esta formación gratuita.

También quiero que seas realista: no vas a salir de tu rueda de la rata mañana ni pasado, lógicamente. Aun tomando las decisiones correctas no vas a ver el éxito antes de 18 meses o 2 años.

¿Vas a trabajar muchísimo? Sí. ¿Y tendrás que apretarte el cinturón tanto como puedas? También. No hay recompensa sin sacrificios, ya lo sabes.

¿Quieres saber cómo salir de tu rueda de la rata? Voy a darte unas cuantas pistas.

1 – Visualiza

Quiero que pares motores un momento y hagas un ejercicio de visualización. Es importante. Visualiza, de la manera más precisa que puedas, cómo es la vida que quieres tener, cuánto dinero te gustaría ganar, cómo imaginas que será tu empresa… 

Hazlo a gusto, quiero decir, recréate en cómo te gustaría que fueran las cosas en unos años.

Y cuando lo hayas hecho, abre los ojos y mírate en tu vida actual. Si te parece que es una “mierda”, da igual. A veces es necesario darse una bofetada de realidad para que desees otra cosa todavía con más fuerza.

Sin un deseo fuerte no hay motivación. Y si no estás suficientemente motivado no vas a conseguirlo.

Además, al visualizar vas a ver la meta más cerca. A fuerza de imaginarla (y de trabajarla, claro) la vas haciendo posible. 

2 – Inspírate

Lee. Lee mucho. Busca ejemplos para inspirarte en ellos y hacerte fuerte. El mundo empresarial está lleno de casos de éxito del que puedes extraer mucho conocimiento.

Entiendo que cuando estás hasta el cuello te puede parecer que lo tuyo no tiene salida, que es muy difícil, que quizá si tuvieses mejores condiciones…

Precisamente por eso mi consejo es que te empapes de las experiencias de otros que lo lograron, porque no eres (ni serás) el único en la carrera hacia el éxito. Otros antes que tú también estuvieron atrapados en su propia rueda de la rata… Y salieron.

Busca a gente que haya estado en esa situación y mira a ver qué han hecho. Y no solo en libros, hay redes sociales, charlas, eventos… 

En mi canal de YouTube mismo tienes un montón de información sobre cómo llevar tu empresa al siguiente nivel, para no quedarte atrapado en esa rueda. Si quieres tener acceso a todos los contenidos, te recomiendo que te suscribas. Y, ya que estás, activa la campana de notificaciones, porque si no lo haces igual cuelgo algo que te interesa y no te enteras. 

3 Emprende

Yo lo hice y sé que es el camino. Emprender al margen de tu trabajo habitual es la manera de tener ingresos extra exponenciales.

Pero ojo: emprender para crear tu propia fuente de ingresos no es lo mismo que tener un segundo trabajo los fines de semana para ganar más. si lo haces así, sigues vendiendo tus horas de trabajo, y tus horas son limitadas. 

Lo que necesitas es emprender y enfocarte en conseguir que, con el mínimo de horas, consigas el máximo de resultados.

Emprender es la forma de generar ingresos crecientes sin depender de una nómina que por mucho que pueda mejorar, tiene un margen de crecimiento muy limitado.

Lo importante es que el dinero extra que vayas consiguiendo lo pongas a trabajar inmediatamente. Es el camino para no sentirte atrapado, y por eso vamos al siguiente punto. 

4 Invierte

Ese dinero extra que te da el emprendimiento tienes que utilizarlo de forma que empiece a generar beneficios para ti. 

Puedes destinarlo a tu proyecto, para hacerlo crecer. O puedes crear otros emprendimientos que te aporten nuevos flujos de ingresos. Incluso puedes invertir en productos financieros.

Cuando todo esto ya esté en marcha y el dinero empiece a fluir hacia tu cuenta, plantéate dejar tu trabajo para centrarte en el emprendimiento y seguir creciendo.

De una forma u otra, lo importante es que pongas el dinero a trabajar para ti, en vez de meterte en una espiral de gastos que no te llevan a ninguna parte. No te dejes cegar por el estatus social o por lo que se supone que deberías tener, céntrate en lo que necesites. 

Y por eso vamos al último punto:

5 Recorta

Esto es fundamental. Si no tienes las cosas claras te puede pasar lo que a muchos: que en cuanto empieza a entrar dinero de pronto se te ocurren mil cosas en las que gastártelo. 

Que si cambio de coche, que si me meto en una hipoteca, que si mejoro mi oficina, que si he trabajado mucho y voy a premiarme con dos semanas de viaje…

Todo eso está muy bien, pero así es como entras en esa rueda de la que precisamente quieres salir: empiezas a generar deudas y para pagarlas te vas atrapando más y más.

En esa dinámica está la mayoría de las personas. Basta que mires a tu alrededor y seguro que encuentras ejemplos. Cuando te das cuenta estás atrapado en una tela de araña y trabajando para pagar deudas.

Si reduces tus gastos a lo que de verdad (pero de verdad) necesitas para vivir, estarás dando pasos para salir de la rueda de la rata y dispondrás de más liquidez para seguir invirtiendo en proyectos que te generen ingresos.

¿Qué te parece? ¿Crees que puedes poner en práctica alguno de estos cinco puntos? Cuéntamelo en los comentarios, que te leo.

Muchos éxitos.