¿Tienes una idea de negocio? ¿La has validado? ¿Tiene posibilidades de convertirse en tu primer emprendimiento? 

¡Enhorabuena!, ya puedes colocarte en la casilla de salida para empezar tu viaje al mundo empresarial.

Pero antes de que te pongas en marcha hay algo muy importante que tienes que hacer: planificar. 

Porque cuando te planteas un viaje como este, tienes que tener una mínima preparación antes. 

No solo es hacer la maleta, también tienes que calcular lo que te vas a gastar y hacer una previsión.

O ponerte vacunas, si vas a algún país que lo exija.

Haces las reservas de vuelos y hotel… Es decir, haces un estudio previo para que luego todo te resulte más fácil y vaya por los carriles que has trazado.

Pues más todavía si se trata de tu proyecto empresarial. Crear un business plan, por mínimo que sea,  es indispensable para empezar.

Hoy voy a explicarte, de forma muy sencilla, cómo crear tu plan de negocio paso a paso.

Si no es la primera empresa que creas, no te vendrá mal hacer este repaso. Y si es la primera vez que estás pensando en poner en marcha tu propio proyecto, entonces necesitas leer este artículo hasta el final y tomar nota de todos los pasos.

También puedes seguirme en Instagram aquí y otras redes sociales, donde todos los días voy compartiendo información interesante para que tu empresa no deje nunca de crecer. 

Veamos: quizá tengas la idea de que crear un plan de negocio es algo farragoso y complicado. No tanto como puedes pensar, y además es un esfuerzo inicial que vale la pena, por dos motivos:

Uno, de puertas para dentro, te ayuda a fijar objetivos y concretar tu estrategia. 

Poner todo eso por escrito te ayudará a centrarte, detectarás errores de planteamiento, tendrás que hacerte preguntas y buscar respuestas… 

Es decir, te sirve para hacer que tu idea de negocio baje a tierra.

Dos, de puertas para fuera, es una tarjeta de presentación de tu negocio que te hará falta ante posibles inversores, entidades financieras, socios, clientes… Lo que sea.

¿Y qué debe contener un plan de negocio? Hay distintas formas de estructurarlo, pero para hacértelo sencillo, voy a decirte los 5 puntos que debe contener y que te valdrán como guía, aunque luego puedas incluir alguna cosa más.

  1. ¿Qué vas a hacer? Define tu negocio

Hay quien lo llama resumen ejecutivo, y es eso, un resumen de lo que va a contener tu plan de negocio, explicado sin entrar en detalles (eso ya lo harás luego) y de forma que resulte atractivo y llame la atención.

Aquí se pide brevedad y concisión. Define tu negocio sin irte por las ramas. Es decir: qué vas a hacer. Tan simple como eso.

Y que se entienda.

Conozco a cientos de emprendedores con ideas magníficas a los que les cuesta mucho describir su negocio en unas pocas frases, sin irse por las ramas y de forma que cualquiera (y esto es importante) lo pueda comprender.

Si tu definición es tan compleja que solo la entiendes tú o la gente de tu sector, no estarás empezando bien. 

Comunicar correctamente cuál es tu producto o tu servicio, es el primer paso de tu plan de negocio.

Ahora vamos a por el segundo.

  1. ¿Por qué tú y no tu competencia? Define tu valor

Primero tienes que presentarte, tú y a quienes vayan a componer tu equipo, aportando las capacidades y la experiencia que vayan a llevar a vuestro proyecto al éxito.

A partir de ahí debes situar tu negocio frente a tu competencia. ¿Qué vas a aportar que sea nuevo, o diferente, o con más valor?

Define tu ventaja competitiva frente al resto. Tú ya sabes que puedes ser mejor, pero también tienen que percibirlo así tus posibles clientes. 

Definir es huir de generalidades tipo “un servicio excepcional, equis años de experiencia o una oferta única”. Nada de eso aporta un valor real.

Concéntrate en qué beneficios reales aporta tu producto o tu servicio y qué problemas resuelve. Busca la diferenciación.

Tienes que ser “la vaca púrpura” del mercado, algo que llame la atención. ¿No sabes qué es la vaca púrpura? Pues te lo he contado en un vídeo anterior, pásate por mi canal y puedes verlo. Y, ya que estás, suscríbete aquí y activa la campanita de notificaciones, porque todos los miércoles estoy aquí como un reloj dándote nuevos contenidos para tu empresa. Así no te los pierdas.

Vamos con el punto tres, que tiene su truco. 

  1. ¿A quién vendes? Define tu mercado

Es importante que conozcas tu nicho de mercado mejor que la palma de tu mano. Y demostrarlo en tu plan de negocio.

Explica cuáles son las necesidades de ese nicho y cómo vas a encajar en él. Qué vas a aportar. Cuál es el “gap”, el hueco que has detectado y cómo vas a ocupar ese lugar.

Además, tienes que tener muy claro, a qué público vas a dirigirte, es decir, a quién le vas a vender.

Y no vale que digas “a todo el mundo, y cuanto más, mejor”. Eso ya sabes que no funciona. 

Explica cómo es tu cliente ideal, diseña su avatar con todos los detalles posibles: quién es, qué preocupaciones tiene, cuál es su nivel económico, qué problemas necesita resolver…

Cuanto más detallada sea esta descripción, mejor.

  1. ¿Cómo vas a vender? Define tu estrategia

De nuevo, vete al grano. Tu plan de marketing es básico para que todo lo demás funcione, así que no vale decir “voy a promocionarme en redes sociales”. Así, en general. 

No. ¿Cuáles van a ser tus redes? ¿Qué acciones vas a llevar a cabo? ¿Cuáles van a ser los objetivos de esas acciones?

¿En qué otras estrategias vas a apoyarte para captar y fidelizar clientes? Hay que concretar. 

Tener una estrategia para vender es imprescindible, pero es que además tienes que comunicarla bien para que tu banco o tus potenciales inversores tengan muy claro que sabes cómo vender tu producto o tu servicio.

Y por eso, debe quedar reflejada en tu plan de negocio.

Así contado parece obvio pero no te preocupes: sé que no es fácil. 

Si necesitas ayuda para crear tu estrategia, te invito a esta formación gratuita donde te cuento cómo lo hago yo en mi empresa. Te explico los tres secretos básicos que a mí me han servido para duplicar mi facturación cada año. Y no lo hago por presumir, sino para tú también puedas aplicar este plan en tu empresa y conseguir los resultados que buscas. 

Como te digo, es una formación empresarial gratuita, y acceder a ella es tan fácil como hacer clic, apuntarte y darle al play. 

En esta formación hablo de números, algo que tienes que tener muy en cuenta cuando crees tu plan de empresa. Es el último punto, y no deberías saltártelo. 

  1. ¿Cuánto dinero necesitas? Define tu plan financiero

Es una de las partes que más miedo dan, y por eso te recomiendo que, si no tienes claro cómo elaborarla, pidas asesoramiento profesional. 

Al menos debes tener una previsión para los próximos dos o tres años, y reflejar la inversión necesaria, el balance ingresos/gastos y la previsión de retorno de la inversión.

Ningún plan de negocio es fijo, de hecho lo normal (y hasta te diría que lo necesario) es ir haciendo ajustes a medida que avanzamos, porque eso significa que vamos teniendo más datos, más información y mejores previsiones. 

Y quizá la parte más variable sea la financiera, pero precisamente por eso es fundamental hacer números e incluirlos en el plan. Si tienes una referencia, puedes valorar mejor los siguientes pasos a dar.

Y un último consejo: ponte un plazo para hacer tu business plan, que sea breve, y cúmplelo.

Hacer un plan de negocio, cuando lo que quieres es salir disparado ya, puede parecer una tarea tediosa, y por eso se procrastina muchísimo. Algunas personas son capaces de pasarse meses dándole vueltas a su plan de negocio.

No hagas eso.

Te recomiendo que te pongas en modo turbo y lo saques adelante cuanto antes. Luego podrás mejorarlo, pero al menos ya tienes algo para empezar a trabajar. 

Muchos éxitos.

Judit Català