Curación de contenidos

¿Te suena el término infoxicación? A lo mejor la palabra no, pero el concepto lo conoces. Tiene que ver con la cantidad de información que manejamos todos los días, que nos tiene saturados. Es tanta, y a veces de calidad tan discutible, que muchas veces no sabemos ni distinguir el grano de la paja. 

Y esto, cuando gestionas las redes sociales de tu empresa, puede ser un problema. Porque no se trata solo de generar contenidos propios, sino de aportar información que sea interesante para tus seguidores: un enlace, una noticia, un artículo… 

Esa información hay que cribarla, y hay que hacerlo con criterio, porque si no es imposible. Voy a contarte cómo hacerlo.

Bienvenido al Diccionario de Marketing, hoy hablamos de curación de contenidos. 

Como muchos otros términos de marketing, curación de contenidos viene del inglés, content curation. El curador es alguien que cuida, pero no el que pone tiritas. ¡No te confundas!

Por ejemplo, al comisario de una exposición, es decir, a la persona que se ocupa de escoger qué piezas se exhiben y cómo se presentan, se le llama también curador. 

Pues en marketing digital lo mismo, pero aplicado a la información. Para hacer un buen trabajo necesitas, como siempre, tener muy claro qué es lo que necesita tu público. Es fundamental que lo que compartes les interese y les aporte valor. 

La curación de contenidos tiene mucho que ver con el trabajo de un community manager.

¿Cómo curar contenido y que herramientas usar? 

1 – Selecciona la información relevante. Puedes usar para eso herramientas como Feedly, que te permite seguir en internet un tema concreto y te lo organiza todo en una sola página. 

Si no quieres liarte ni instalar aplicaciones nuevas, hay una cosa todavía más sencilla: configura una alerta de Google con el término que más te interese. Todos los días te llegará un correo con noticias y publicaciones que el buscador ha localizado para ti. 

2 – Filtra esa información. No todo es recopilar, ahora tienes que pararte y seleccionar entre todos esos contenidos los que más pueden interesar a tu audiencia. 

3 – Aporta valor. Tampoco llega con darle al botón “compartir” y ya. La idea es que tú también aportes algo, que la información se vaya enriqueciendo a medida que pase por diferentes manos. Puede ser suficiente con un simple comentario que ponga la noticia en contexto, que le indique a tus seguidores por qué deberían ver esto.

A partir de ahí, toca difundir y medir resultados, como siempre. Poco a poco irás identificando qué tipos de contenidos funcionan mejor, tienen más interacción… y eso te marca la línea a seguir. 

¿Qué tal, qué te parece este trabajo? En realidad seguro que ya lo estás haciendo en tus propias redes, aunque sea de forma automática. Pero un buen curador de contenidos tiene un sistema para que no se le escape nada, y sobre todo, insisto: no se dedica a compartir y ya, sino que siempre aporta algo más. 

Hasta aquí el Diccionario de hoy, la semana que viene seguimos hablando de contenido, aunque de otro tipo. ¿Sabes lo que es el contenido nativo? 

Si te suena pero no lo tienes claro no te pierdes el próximo post. Mientras llega siempre puedes repasar el diccionario de marketing, donde tienes ya un montón de términos de marketing explicados en vídeos muy cortitos en los que voy al grano. 

Hasta la semana que viene,

Muchos éxitos.