Outbound marketing

Ya hemos hablado muchísimo de inbound marketing… y lo que nos queda. Hay un montón de formas de atraer a tu cliente ofreciéndole contenido de valor y una buena experiencia de usuario. 

Pero ¿qué pasa con las técnicas comerciales de toda la vida? ¿Ya no sirven para nada? 

En absoluto, hay muchas formas de captar clientes que funcionan desde hace décadas y tienen pinta de seguir funcionando, así que te interesa conocerlas… y usarlas. 

Es lo que se llama outbound marketing, en contraposición al inbound que estamos más acostumbrados a ver en marketing online. 

En el Diccionario de Marketing de hoy hablamos de outbound marketing.

 

Para entender lo que es el outbound marketing, lo más sencillo es explicarlo en comparación con el inbound. Esto no quiere decir que estas dos técnicas se maten entre ellas, lo ideal es que puedas combinar las dos para conseguir mejores resultados. 

Diferencias entre Outbound Marketing e Inbound Marketing

 

El outbound marketing es unidireccional 

Anuncios de televisión o radio, carteles y vallas publicitarias, telemarketing… todo eso es  outbound. Aquí no sabemos en qué temperatura está nuestro cliente potencial, simplemente soltamos el mensaje en frío, esperando que a alguien le interese. 

En cambio, el inbound lo centra todo en conocer al público: quién es, qué quiere, en qué momento de su experiencia de compra está…

El outbound marketing no segmenta

O al menos, no segmenta mucho. Vale que si haces un anuncio en televisión no es igual emitirlo en un programa u otro, pero la realidad es que vas a llegar a muchísimas personas, y a muchas no les vas a interesar. Prima la cantidad del mensaje sobre la calidad. 

En inbound marketing, por el contrario, todo se basa en la automatización y la segmentación. Cuanto más seas capaz de personalizar el mensaje, mejor. 

El  outbound marketing es caro

Desde luego, más que el inbound, donde es más fácil trabajar con presupuestos reducidos y sobre todo medir resultados. Seguimos con el ejemplo del anuncio en televisión: ¿cómo sabes si está funcionando? ¿cuánta gente que lo ha visto ha terminado comprando tu producto?

Con todo esto la pregunta es ¿realmente vale la pena hacer outbound marketing? Bueno, en la tele sigue habiendo anuncios y en las marquesinas del autobús hay carteles, así que todavía tiene vigencia. Funciona sobre todo para las grandes marcas, que no están tan interesadas en los resultados a corto plazo como en potenciar su branding

El inbound marketing, centrado en atraer al cliente hacia nuestros contenidos, es mucho más efectivo para las pequeñas empresas que no tienen mucho presupuesto. No quiero decir con esto que desprecies el poder de la publicidad tradicional, pero intenta siempre adaptarla a tus objetivos. 

Esto ha sido el Diccionario de Marketing de hoy, la semana que viene seguimos hablando de inbound, que ya te digo que el tema da para mucho: vamos a ver qué es un webinar

 

Como siempre, no olvides pasarte por el Diccionario para repasar conceptos, ni de suscribirte a mi canal de YouTube haciendo click aquí para no perderte ni uno de los contenidos que voy subiendo cada semana. 

 

Muchos éxitos. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *