Si tienes una página web, seguro que en algún momento has escuchado que es muy importante conseguir leads para vender.

 

Pero, ¿sabes qué es un lead y por qué todo el mundo habla de ellos?

 

Estás en el canal de Judit Catalá, donde tus sueños empresariales se hacen realidad, y te traigo un nuevo video de mi diccionario de marketing. Hoy hablamos de leads.

 

 

La palabra lead es un término básico en marketing digital. Verás que se utiliza por sí sola, o en otras expresiones como lead magnet, lead nurturing o lead scoring, si quieres saber más sobre estos otros términos y cómo usarlos en tu estrategia de marketing no te pierdas este vídeo que encontrarás en este enlace.

 

En realidad detrás de esta palabra se esconde un término muy sencillo de entender. Un lead es un cliente potencial que ha mostrado un cierto interés por tu oferta. También se le suele llamar prospecto, aunque este término no se utiliza tanto.

 

Para que una persona se convierta en un lead es necesario que realice algún tipo de acción, como dejar sus datos en una solicitud de información, pedir una demostración del producto, apuntarse a un newsletter o asistir a un evento. En todos los casos, el usuario debe dejar sus datos, ya sea el correo, el nombre y el correo, el teléfono, etc.

 

Si no tienes los datos, no tienes un lead, porque no hay manera de contactarle y seguir el proceso de venta. Así que es importante que no confundas las visitas de tu web con tus leads.

Esa acción que debe realizar el usuario para convertirse en lead depende mucho de las características de tu producto o servicio.

 

Para muchas empresas, el hecho de apuntarse a un newsletter ya convierte al usuario en lead. Las empresas que venden productos B2B o productos de gran valor pueden necesitar algo más, como que el lead solicite una reunión o deje su número de teléfono.

 

La generación de leads es muy importante porque, cuantos más leads de calidad tengas, más probabilidades tendrás de cerrar ventas.

 

Si tu web tiene muchas visitas pero genera pocos leads, estás dejando escapar clientes potenciales. Por eso es importante guiar al usuario para que se convierta en lead y ofrecer algo de valor para que se anime a dejar sus datos.

 

Esa pequeña acción marca la diferencia entre un visitante de tu web o un seguidor en tus redes sociales y un lead. El visitante entra en tu web, está unos minutos navegando y se marcha. El lead pasa a formar parte de tu base de datos, y a partir de ahí está en tus manos llevarle hasta el momento de la compra.

 

Ahora que ya hemos visto que es un lead, te invito a seguir aprendiendo un poco más en mi diccionario de Marketing. Pincha en este enlace y encontrarás todos los vídeos del diccionario por orden alfabético.

 

Y si te ha servido este post, te invito a suscribirte a mi canal de Youtube para que pueda ofrecerte más consejos prácticos para hacer crecer tu empresa.

 

¡Hasta pronto!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *