Errores Facebook Ads

Hasta hace muy poco, Facebook era una fiesta …pero la fiesta ya se ha acabado

Los anuncios de Facebook se han complicado mucho en el último año. Cada vez hace falta más inversión para conseguir resultados, y normalmente vas a necesitar la ayuda de un profesional para gestionar la plataforma. 

¿Quiere eso decir que ya no vale la pena invertir en Facebook? En absoluto, sigue siendo una forma rentable de hacer publicidad y conseguir un retorno de la inversión muy rápido.

Pero tienes que tener mucho cuidado de no cometer determinados errores típicos, que te pueden arruinar una campaña. 

Hoy te explico los 10 errores que no puedes cometer con tus anuncios de Facebook

1 No adaptar el mensaje a tu audiencia

Todavía se ven muchos anuncios que entran directamente a decir: “oye, que tenemos este producto que es buenísimo por esto, por esto y por lo otro”. Vamos, que te plantan las características del producto así, sin vaselina. 

Y así no vas a ninguna parte. La idea es que tus clientes se sientan identificados desde la primera palabra. Que sientan que les estás hablando a ellos, y que lo que cuentas les interesa. 

Así que lo que tienes que cuidar es el copy, el texto que usas en el anuncio. Pero la mayoría de los copys no están bien trabajados, o no están segmentados y quieren llegar a todo el mundo. Y ahí está el primer error. 

Apúntatelo con letras mayúsculas: el buen copy es imprescindible para que las cosas salgan bien y debe estar dirigido a un solo segmento de mercado. Si tienes más de uno también tendrás que tener varios copys para tus anuncios. 

2 Subir el presupuesto de golpe

Esto pasa mucho también, porque si tú ves que estás gastando 500 y te va bien, la reacción natural es doblar o triplicar el presupuesto. Y eso no funciona así. 

Tienes que entender que el presupuesto no es proporcional a los resultados, así que no puedes escalarlo de un día para otro, tiene que ser progresivo. 

Esto es así porque si metes mucho más dinero de golpe el algoritmo de Facebook se despista y tiene que recalcular. Los parámetros no son los mismos, así que puede que los resultados tampoco lo sean, así que si quieres subir el presupuesto, mejor hazlo poco a poco y nunca de un día para otro

3 Ser tacaño 

Vale, pasarse con el presupuesto no es bueno, pero tampoco puedes quedarte corto. No le metas dos euros, porque con eso el algoritmo no tiene suficientes datos, entonces no puede trabajar bien y darte audiencias que sean realmente buenas. 

Y Claro, aquí es cuando todo el mundo me pregunta: ¿cuál es un presupuesto razonable para empezar a invertir en Facebook?

La verdad es que no tengo una respuesta clara para eso, porque depende muchísimo de tu sector. Pero para que te hagas una idea, en mi agencia solemos empezar una campaña con 20 € al día. Hay quien prefiere 10, que no está mal, pero nosotros metemos 20 porque a la hora de escalar, es más fácil si partes de un número mayor. 

De todos modos, hay que reconocer que Facebook está cada vez más caro: es más difícil llegar a una audiencia que valga la pena, cada vez hay que hacerlo mejor y ser más profesional. Si lo que te estoy contando te parece mucho lío, que sepas que tienes más opciones, por ejemplo YouTube. 

Y por eso quiero invitarte a una formación gratuita para que entiendas cómo funciona YouTube Ads, porque es algo que tiene todavía mucho margen de crecimiento. Haz click aquí para reservar tu asistencia a la formación. Siempre nos quedamos sin plazas así que yo de ti me daría prisa en reservar.

Y ¿Quiere eso decir que mejor te olvidas de Facebook? No, claro que no: pero como buen empresario, no deberías tener solo una fuente de tráfico. Tener todos los huevos en la misma cesta no es una buena idea. 

4 No vigilar la frecuencia

Tienes que tener cuidado de no aburrir a la gente. Si impactas demasiado con el mismo anuncio, la gente se puede cansar. 

Cuando haces eso te arriesgas a quemar a tu audiencia demasiado rápido, y está claro que eso no te interesa.  

5 No instalar bien el pixel

…o no instalarlo en todas las páginas del funnel. 

Recuerda que lo que no se puede medir no se puede mejorar, y tenemos que tenerlo bien instalado para trackear todo.

Sobre todo -y esto es algo que se le olvida a mucha gente- recuerda instalar el píxel en las páginas de gracias. 

Hay quien tiene un formulario y ahí mismo le da las gracias a la gente y ya está. No: tienes que tener una página específica de gracias para que podamos trackear y confirmar que esa persona ha completado la acción que le estamos pidiendo, sea una conversión o un opt-in. 

Así que apunta: instalar el píxel en todas las páginas. No te dejes ni una. 

6 No tener claro cada paso del funnel 

Porque, repite conmigo, lo que no se puede medir no se puede mejorar.

Hay quien se conforma con una idea general del recorrido que hace su cliente, pero es que no es “entro y compro”, sino que entre una cosa y otra hay muchos pasos intermedios. 

Desglosa muy bien esos pasos para poder medirlos. Si alguien no llega hasta al final hay que saber en qué momento se ha caído. Seguramente en estos KPIs hay algo que no funciona, y por eso no llegan hasta el final. 

¿No sabes lo que es KPI? No te preocupes, que tienes aquí un vídeo en el que te lo explico, pincha aquí para verlo

7 Ser impaciente

Las primeras 24 horas de una campaña el algoritmo está aprendiendo. Puede que haga cosas raras y es normal, no pasa nada. 

Hay que esperar un poco y darle un margen de confianza. No puedes decir “ay, que llevo tres horas y esta campaña va fatal, la cierro”. Porque igual estás perdiendo la oportunidad de que arranque en condiciones. Déjalo un par de días para que pueda empezar a dar resultados reales. 

8 Modificar más de una variable a la vez cuando estás optimizando

Otro error muy común es ponerte a hacer pruebas de diferentes cosas que no se pueden medir bien. 

Cuando quieras optimizar un anuncio, prueba los cambios uno a uno. Es decir, haz un cambio en el título, y mide. Cuanto tengas claro eso, cambia el CTA y mide. O cambia la foto. O acorta el texto… Lo que sea pero poco a poco, porque si haces varios cambios a la vez y el anuncio funciona ¿cómo sabes lo que ha funcionado? ¿Es el título, es la imagen, es el CTA?

Venga, repetimos otra vez: lo que no se puede medir, no se puede mejorar. 

Así que haz cambios que realmente puedas trackear, con datos y no con intuiciones. 

9 No excluir las audiencias

Presta atención, porque esto es algo que casi nadie hace. 

Si tú estás haciendo un anuncio de un producto concreto, excluye a la gente que ya ha comprado o que ya ha hecho la acción que le pedías, como dejarte el lead. Porque no tiene sentido que le muestres el anuncio a alguien que ya ha pasado a la siguiente fase, estás tirando el dinero impactando a la persona incorrecta.

10 Tener una landing que no encaja

Cuando la gente ve un anuncio que le gusta, y va a la página de ventas, espera encontrar exactamente el mismo mensaje. 

Porque si no van a decir “uy, esto no es lo mismo”, y se van a ir. 

El problema es que mucha gente tiene sus webs ya hechas y manda directamente a la gente ahí, y a veces encuentra otras cosas: un mensaje más general, otros productos o servicios que no vienen a cuento ahora… Así se despistan seguro.

Piensa que tú haces una promesa en el anuncio, que tiene que ir súper segmentado y ofrecer unos beneficios concretos. Si no respondes a esa pregunta, mal. 

Y hasta aquí los 10 errores más comunes que puedes estar cometiendo con tus anuncios de Facebook.

Díme en comentarios ¿Has caído en alguno? ¿Ya haces publicidad en Facebook?

Muchos éxitos.