ESTRÉS AL EMPRENDER con África Martín y Judit Català

¿Sientes que el estrés está haciendo estragos en tu cuerpo? ¿Tu salud se está deteriorando a causa del ritmo de trabajo que llevas como emprendedor? La falta de liquidez, los problemas burocráticos, el miedo a echar el cierre, la dificultad para compaginar tu vida personal con el trabajo, la sensación de no llegar… todo eso nos afecta mentalmente y nos lleva al estrés. Cuando nos estresamos nos da por comer de forma descontrolada y por ansiedad, y eso es difícil de gestionar. Hoy tengo el placer de entrevistar a África Martín.

En esta charla hacemos un viaje hacia nuestro interior y hablamos de cómo nuestra emociones (en concreto la ansiedad) pueden alterar nuestro físico hasta el punto de dañar nuestra autoestima y nuestra salud.

Hoy te explicamos las causas del estrés en los emprendedores y cómo superar la ansiedad que nos genera.

Judit Català: Hoy tenemos aquí a África Martín, a quién conocí en uno de mis cursos avanzados, y vamos a hablar sobre el estrés y cómo está relacionado con emprender. Eso sí, antes que nada me gustaría que te presentaras y nos dijeras qué haces y a quién ayudas con tu trabajo.

África Martín: Muchas gracias por la invitación y la oportunidad. Yo soy emprendedora desde hace 10 años, pero siempre tengo la duda de si en realidad son doce. Empecé entre los 33 y 35 años y cumplo ahora 46, esta semana además, así que ha llovido bastante desde entonces, desde mi primer negocio. Lo que hago en este momento (porque me he reinventado varias veces en este tiempo) es ayudar a las personas a superarse en diferentes campos vitales como las relaciones personales o laborales para completar todas aquellas metas que quieran conseguir.

AM: En este momento, también por mi historia personal, decidí centrarme específicamente en ayudar a las mujeres que tienen ansiedad por comer.  El estrés relacionado con el emprendimiento  que has mencionado es algo muy habitual y tengo muchas amigas y conocidas que lo sufren. Por ello, ahora lo que hago es realizar un trabajo mental para poder ayudarlas a percibirse de una forma distinta y modificar hábitos.

JC: Lo curioso es que este proceso no implica seguir dietas, pero aun así consigue que las interesadas en este método pierdan peso.

AM: Hay dos causas principales que yo les explico siempre en el tema de la ansiedad por comer. Una de ellas es que igual no te estás nutriendo correctamente y si no dispones de los nutrientes necesarios que tu cuerpo y cerebro necesitan para funcionar pues te va a pedir más comida a través del hambre. Se trata de un hambre que no nos nutre, por lo que todo ese picoteo en forma de patatas fritas, galletas y demás no servirá a nuestro cuerpo para llenarse y al poco volveremos a tener hambre. 

AM: Por otro lado tenemos las emociones. Si no gestionas bien tu estrés emocional y no has hecho un aprendizaje previo o no lo estás haciendo en este momento, es normal agobiarse por cada decisión complicada que se te presenta en tu carrera de emprendedora y por ello recurrir a la comida para que funcione a modo de “anestesia” para el cerebro. Personalmente me ocurrió que al emprender es cuando peor llevaba todo este asunto y el picoteo acompañado de una bebida como una copa de vino era algo habitual al terminar la jornada, a las 19h o así. Por ello, empecé a coger mucho peso en aquella época.

JC: A mí me pasa al contrario, cuando me estreso es cuando se me cierra el estómago y no puedo comer nada.

AM: Es verdad, el estrés tiene un efecto fisiológico que o bien te enlentece el metabolismo (lo cual quiere decir que no quemas grasa) o te lo acelera, por lo que cambia mucho en función de cada persona. Al final el término medio es lo sano y dónde queremos estar todas. La raíz dónde tenemos que trabajar es el origen del estrés y esos activadores y creencias que están causando estrés. Hay muchas herramientas para conseguirlo, que van desde hacer meditación hasta hacer deporte. Aun así, si no vamos a la base (tus creencias y patrones inconscientes) no lo vamos a conseguir solucionar.     

AM: Las personas que hemos desarrollado ansiedad por comer pensamos un poco distinto a las que no lo habéis desarrollado, así que hay que evaluar caso por caso de dónde surge esta preocupación que acaba desarrollando una ansiedad por comer. El problema es querer estar delgada, no estarlo y sentirte mal cuando no lo consigues. Yo he podido canalizar todo esto a través de mi trilogía de libros: “Diosas Conquistadoras”. En ellos hay diversas herramientas, consejos y experiencias para tratar todo el tema que estamos hablando.

AM: Personalmente no creo que nos debamos conformar con el estado de nuestro cuerpo si no estamos a gusto con él, ya que existen caminos para conseguir nuestros objetivos de forma progresiva y sana. Según datos oficiales de España, 9 de cada 10 mujeres han seguido alguna vez una dieta y 5 de esas 9 han entrado en patrones obsesivos con métodos no sanos. Esto está relacionado con la depresión, ya que ansiedad y depresión suelen ir de la mano. Puede llegar a ser muy peligroso e incluso mortal en algunos casos, por lo que es un tema serio.

JC: Volviendo al tema del emprendimiento, ¿qué consejos podrías dar a aquellas personas que están empezando su propio negocio y sufren de este tipo de trastornos de ansiedad? 

AM: El cambio de mentalidad que enseño es el mismo que antes enseñaba a deportistas de élite, ya que estuve especializada en ese perfil durante un tiempo. El proceso es el mismo, ya que puedes llevar a cabo el programa en seis meses (creado a raíz de 20 años de experiencia). Pero, ¿vas a cambiar en seis meses todas tus creencias y costumbres en relación a un tema? Evidentemente no, sino que es el momento en el que empiezas este cambio, que durará durante años hasta conseguir cambiar del todo nuestra forma de relacionarnos con nuestro cuerpo.  

AM: En mi caso, cuando decidí tomar las riendas de mi ansiedad por comer para solucionarla fue precisamente cuando acababa de vender mi segundo negocio y todavía no tenía el sí definitivo al respecto, así que estaba pendiente de ello para poder pagar las deudas que tenía en marcha. Por ello, me centré en lo que estaba en mi mano para cambiar poco a poco y cuando finalmente conseguí bajar 10 kilos (y no recuperarlos) me sentí muy bien y todo a mí alrededor fue mejor.

AM: Parece que en el mundo del emprendimiento hemos de aparentar mucho: que todo nos va bien, que somos unas cracks, que estamos siempre seguras de todo, etc.

JC: Ningún negocio va bien siempre al 100%, sino que siempre hay retos por superar y obstáculos que llegarán por mucho que sintamos que tenemos una cierta estabilidad y todo marcha bien. 

AM: Yo lo equiparo a una montaña rusa, ya que puedes estar en una situación precaria y luego recuperarte. Mi gran lección es que esta montaña va a existir y lo que puedo hacer es aprender a gestionarla con las herramientas que tengo en mi mano.

JC: Cuando ya llevas muchos años y te han pasado muchas cosas aprendes a relativizar y a resolver los problemas que van llegando sin dejar que te hundan.

AM: Tú estás poniendo la causa fuera de ti y con ello no rebajas tu autoestima. Eso es una mentalidad adecuada y la que buscan y se trabajan muchas mujeres emprendedoras. En el caso de una persona con ansiedad lo que ocurriría es que personalizaría el problema y adjudicaría lo que ha ocurrido a ella misma.

JC: En mi caso me pasaba hace tiempo, pero últimamente cuando ocurre una desgracia o tengo un problema se traduce más en tristeza que en ansiedad.

AM: Siempre he dicho que no todo el mundo sirve para emprender, ya que es necesario tener una fortaleza interna o bien estar dispuesto a trabajar en ella. Yo lo que he visto mucho es que en esos primeros desafíos o dificultades que son un poco graves y te hacen vivir un abismo es cuando te quedas en un bucle del que es difícil salir. Un espiral en horizontal, en el que estás atrapada y no creces.

JC: ¿Qué herramienta podrías darle a una persona que está muy estresada con su negocio, sobre todo ahora que estamos viviendo esta situación extraña con el COVID-19?

AM: Para mí hay dos fundamentales. Una es escribir, ya que sirve para canalizar los pensamientos negativos que cada día acumulamos y que de otra forma se quedan en el subconsciente. Mi técnica es ponerme a escribir todo lo que tengo en mente durante una media hora y, una vez que acabo, dejo de preocuparme por ello y lo dejo aparcado. De esta forma consigues descargarte, vaciarte y conectarte con la parte de ti que está empoderada. 

AM: La otra forma es usar la meditación. Este ejercicio viene muy bien, ya que más que descargarte lo que consigues es crear un espacio en el que hay paz. Es un recurso muy bueno para antes o después de una reunión, por ejemplo, ya que tal vez pasas por situaciones tensas y es importante recuperar tu calma al terminarlas.

JC: Yo antes tenía la mentalidad de que meditar era perder el tiempo, pero al final te das cuenta de que con ello ganas tiempo porque te ayuda a gestionar todos los pensamientos intrusivos que te pasan por la cabeza cada día.

AM: Tiene muchos beneficios y uno de ellos es que te ayuda a estar más consciente durante el día. El 95% de todo lo que hacemos y decidimos cada día parte del subconsciente, ya que se trata de una serie de “programas” que tenemos instalados en la cabeza y por los cuales actuamos de forma automática. Con toda la buena intención, al final se trata de costumbres que llevas aprendidas de casa y probablemente se trate de un ambiente más tradicional y no relacionado con el emprendimiento. Si meditamos y usamos herramientas que nos descarguen a nivel emocional podemos conseguir estar conscientes y pillar uno de esos “auto-sabotajes” para cambiarlos ya arreglarlos a tiempo.

JC: De hecho me gustaría contar cómo nos conocimos. Recuerdo que tenías muy claro en qué querías enfocarte y que por ello lo conseguiste con éxito.

AM: Estoy muy feliz de haber hecho esa mentoría contigo, la de autoridad digital, que fue justo hace un año. Fui a vuestro evento por casualidad, ya que me habían recomendado tu perfil cuando estaba buscando una mujer referente con resultados de la que aprender cosas. Entré en el webinar, me apunté tres claves y una de ellas la he mantenido con el paso del tiempo, que es la de los contactos y disponer de un hueco en el que crear y gestionar tu networking

AM: A modo de anécdota puedo contar que justo en ese momento no tenía el dinero suficiente como para acceder al curso completo pero que finalmente lo conseguí reunir y tirar para adelante (acabé por recuperar la inversión y superarla de sobra). A mí me ha resultado súper útil, ya que no tenía ni idea de las estrategias ni de cómo entrar en el mundo digital más allá de redes sociales, que sí controlaba un poco de antes. 

AM: Si hablamos de números puedo decir que en cuestión de tres meses facturé 18.000€ y con eso ya pude contratar a una mano derecha que lleva todo el tema de atención al cliente y hace un poco de todo para que yo pueda enfocarme dónde debo. Ahora lo que queda es seguir creciendo y mejorando. Fíjate que ahora me están llegando los primeros resultados de mis programas y estoy muy contenta con todo ello, ya que eso implica que ha habido un desarrollo personal. No lo habría logrado con la mentalidad que tenía hace tres o cuatro años

JC: Para terminar, ¿puedes ofrecer un último consejo para las personas que se encuentran en una situación de ansiedad relacionada con la alimentación y quieren salir de ella?

AM: “Siempre hay luz al final del túnel”. Cuando estás sufriendo por algún problema, sea el que sea, siempre hay una forma de solucionarlo y da igual que tengas 20 años, 40 o 50, ya que a veces pensamos que a partir de cierta edad ya no es posible cambiar, pero no es cierto, siempre se puede. Yo ahora mismo tengo algunas clientas de más de 50 años y los cambios y mejoras que están logrando son impresionantes. 

JC: Pues ahí queda el consejo. Muchas gracias por venir hoy, África. Nos vemos en unos meses porque tenemos ese Club XL. Y nada, gracias a todos por llegar hasta aquí, ¡nos vemos la semana que viene!