¿Por qué hay cada vez más infoproductos o cursos online en el mercado? ¿Te lo has preguntado alguna vez?

Imagino que sí, pero lo siento: no es la pregunta que deberías hacerte.

Lo que tendrías que plantearte es ¿por qué tú todavía no has lanzado el tuyo? ¿A qué estás esperando?

Que sepas que cada día que pasa, es un día que estás dejando de ganar dinero con tu infoproducto, y estás dejando pasar oportunidades de crecimiento sin enterarte…

Así que te propongo que no pierdas la ocasión de poner tu infoproducto en el mercado y tener acceso a todas la ventajas que tiene para tu marca o para tu negocio.

Y por si acaso ya estás pensando que va a ser complicado, hoy te voy a explicar cómo crear un infoproducto o curso online paso a paso, con lo que me gustaría que te quedase claro que ni es tan complicado ni está tan lejos de tus posibilidades. 

 

¿Tienes un negocio y buscas la manera de impulsarlo? ¿Te gustaría darle un empujón a tu marca? ¿Tu blog tiene un montón de suscriptores y quieres ofrecerles algo más?

Me valen todas esas razones y otras que me puedas plantear, la cuestión es que puedes crear tu infoproducto ya, y ponerlo a trabajar para ti. 

Como ya sabes un infoproducto es un producto digital de cualquier tipo que sirve sobre todo para dos cosas:

La primera, para potenciar tu imagen de marca. Tanto si tienes una empresa, un blog o lo que sea, con un infoproducto ganarás autoridad en tu sector y tu público potencial te tomará como referencia.

Y la segunda, para generar ingresos pasivos. Una vez que esté lanzado poco más tienes que hacer, salvo dedicar algo de tiempo a revisar tus campañas y proporcionar el soporte que hayas prometido.

Con una inversión muy reducida, si lo haces bien y tienes una buena estrategia de marketing, tu infoproducto estará trabajando para ti y generando ingresos por tiempo indefinido.

Hoy en día, el mercado del infoproducto ya está más que consolidado en el mundo hispano (en el anglosajón ya ni te cuento). 

Así que deja de verlo como una posibilidad estratosférica, solo apta para gurús de algún tema, y empieza a verlo como algo cercano y factible.

Hay muchos tipos de productos digitales que puedes vender, desde ebooks, membresías, seminarios… Lo más habitual y que aporta muy buenos resultados (y lo que yo te recomiendo) es crear un curso online.

Ahora te voy a dar unas pinceladas rápidas, pero si quieres profundizar en este tema, lo mejor es que te apuntes a esta formación gratuita que voy a dar en directo el día 8 de abril. Hablaré de Cómo vender más servicios y productos gracias a tu curso online, con ejemplos para cualquier tipo de negocio y con mi sistema paso a paso. 

Puedes apuntarte aquí, y además, si quieres, puedes reservar el acceso VIP a un precio muy reducido. Con él te llevas varios bonus pero te digo el más importante: puedes recibir en tu casa mi libro, Expert@ Millonari@. Y si vives en España, incluso te lo mando firmado. 

Este libro solo está disponible en preventa. Es decir, ahora mismo no hay otra forma de conseguirlo que con este acceso VIP. Así que si quieres leerlo antes que nadie, pincha aquí, apúntate a la formación gratuita y sigue los pasos para comprar mi libro, que además viene con otros regalos interesantes. 

Quizá estás viendo esto y ya ha pasado la fecha, el 8 de abril de 2021. Si es así, no te preocupes, pincha igual que siempre puedes ver el replay. 

Pero vamos a entrar en materia. Te doy un avance de cuáles son los pasos que tienes que seguir para crear tu curso online y ponerlo a funcionar.

  1. Escoge tu nicho

¿Cuál es tu sector de actividad? ¿Qué se te da bien? ¿En qué eres experto? ¿Dónde crees que podrías aportar más?

Digamos que hay muchas piscinas y tienes que decidir a cuál te quieres lanzar tú. 

Esta es la puerta de entrada, y la más sencilla, porque normalmente tu conocimiento está relacionado con tu actividad laboral o con tus aficiones.

Una vez tengas claro esto, hay que definir…

  1. Tu propuesta de valor

¿Qué vas a aportar? Piensa en tus potenciales compradores, ¿qué problemas o dolores o pesadillas (llámalo como quieras) les vas a solucionar?

¿Cómo va a mejorar su vida si compran tu infoproducto?

¿Y por qué debe comprar el tuyo, y no otro que también le están ofreciendo?

Tu propuesta de valor tiene que marcar la diferencia para que el comprador “se enamore” y te elija a ti. Que entienda que tu curso es la solución que está buscando. 

  1. Analiza el mercado

El nicho que has elegido puede estar muy bien y tienes una propuesta de valor fantástica… pero tienes que comprobar una cosa ¿a la gente le interesa lo que tienes que contar? ¿Hay demanda?

Antes de poner la maquinaria a funcionar, analiza el nicho al que pretendes dirigirte para averiguar si te va a comprar o no.

De nada vale que en tu mente el plan sea maravilloso si luego, cuando lo bajas a tierra, te encuentras con que no has segmentado bien y resulta que el mercado para tu producto solo existe en tu imaginación. 

Ok, ya tenemos el nicho, la propuesta de valor y un mínimo estudio de mercado. Vamos a crear ese curso. Lo primero…

  1. Ponle título

Empieza a darle forma a tu idea poniéndole un nombre. Piensa en un título para tu curso que sea un gancho muy atractivo y contenga un beneficio para el cliente. Algo tan potente que no lo pueda rechazar.

Después…

  1. Crea la estructura

Una vez que tu curso tenga un título, empieza a desarrollarlo.

Ponte a crear la estructura, divídelo en partes, módulos, capítulos, subcapítulos. Lo que quieras, pero define el contenido que va a tener cada uno de esos apartados.

Pero algo muy importante: no tienes que desarrollarlo, solo tienes que crear un guion, una hoja de ruta, algo que sea el armazón de tu curso online. No te pongas a escribir o a grabar vídeos de todo sin tener claro que vas a tener alumnos. 

Con esto simplemente explicas a los compradores lo que se llevan, pero solo desarrollas los materiales cuando llegan las ventas. 

¿Y cómo sabemos que van a llegar las ventas? Con el siguiente punto: 

  1. Diseña tu plan de marketing

No cometas el error de esperar que te lluevan los compradores así, sin más. Si quieres vender, necesitas un plan de marketing. Y este es el momento de diseñarlo.

Se trata de crear lo que llamamos un funnel o embudo de ventas, es decir, un recorrido que vaya recogiendo tráfico (desde un blog, desde tus redes sociales, desde los anuncios que pongas en Facebook…) y lo lleve hasta tu página de ventas.

Ese recorrido no se improvisa. Tienes que crear una estrategia que vaya llevando al usuario por ese embudo hasta la fase final, que es pasar por caja.

Ese buyer’s journey o viaje del comprador es la base de todo, y hay que diseñarlo bien. Es algo de lo que hablo mucho en mi canal de Youtube, así que si quieres más contenido como este, puedes suscribirte aquí, y pincha en la campanita de notificaciones, que así te aviso cada vez que cuelgue un vídeo nuevo. 

Por último, lo más importante:

  1. Vende tu curso

Ha llegado la hora de vender. Y tú estarás pensando ¿nos hemos saltado algún paso? ¿En qué momento me he puesto a crear de verdad el curso? ¿O es que se me ha pasado algo por alto?

No te preocupes, has seguido muy bien los pasos. De momento todo lo que hemos hecho ha sido planear. Todavía no hemos pasado a la fase de ejecución.

Vamos por partes.

Lo que te decía: antes de darte el trabajazo de crear el curso completo, te recomiendo que trates de venderlo y conseguir un cierto número de alumnos. Con ellos vas a probar de verdad qué tal funciona.

Eso te va a permitir crear los contenidos de forma progresiva, siguiendo tu esquema previo, e ir entregándolos escalonadamente.

Ventajas de hacerlo así:

Una, no te agobias.

No es lo mismo pensar que tienes que crear el curso completo, que saber que esta semana haces un módulo, la semana que viene haces el siguiente… Y así.

Dos, tienes un programa que cumplir.

Y eso obliga a hacer el trabajo en unos plazos determinados, lo que también está muy bien para que no tengas la tentación de procrastinar.

Y tres, muy importante: vas recibiendo feedback de tus alumnos.

Y eso te dará información muy valiosa sobre cómo tienes que orientar el resto los contenidos, si son fáciles de comprender, si necesitas complementarlos con algún extra, etc.

Por experiencia, es mucho más práctico hacerlo de esta manera. 

Imagínate que creas todo el curso de golpe para luego darte cuenta de que no has hecho algo bien o no has sabido diseñar una buena experiencia para tus alumnos. Un poco frustrante ¿verdad?

Normalmente, esos alumnos que prueban la versión inicial (o beta) de tu curso, esperan alguna ventaja económica por ser los primeros. Puedes ponerles un precio rebajado o añadir algún bonus especial, a cambio de toda la información que te van a dar para que puedas mejorar la versión final.

¿Cómo lo ves? ¿Te parece factible? 

No te engaño: montar un curso que de verdad merezca la pena da mucho trabajo. Pero es un trabajo que haces una vez. Luego, cuando ya está terminado, puedes sacarle una rentabilidad altísima porque, al ser online, te da casi el mismo trabajo vender un curso que vender cien. 

¿Te lo estás planteando? Déjame un comentario y cuéntame tu experiencia con los cursos online, ya sea como alumno o como infoproductor. 

Hasta la semana que viene, muchos éxitos. 

¡Muchos éxitos!