¿Te imaginas estar tumbado en una hamaca en la playa, con tu cóctel en la mano, mientras en tu cuenta bancaria están entrando euros sin parar?

En una hamaca en el jardín, tomando el sol sin hacer nada mientras aparecen símbolos de dólar por toda la pantalla. 

Esa es la idea que mucha gente tiene sobre lo que son los ingresos pasivos: una forma de hacer dinero que requiere cero esfuerzo.

Pues mira: no es así.

O no en un principio, cuando tienes que poner en marcha el sistema que después va a trabajar para ti.

Y ahora que te he dicho que no todo es tan bonito, te cuento la parte buena: generar ingresos pasivos por internet sí es una forma de ganar dinero con un esfuerzo limitado.

Entonces ¿merece la pena poner en marcha algo para generar ingresos pasivos por internet?

Rotundamente, sí.

Por dos razones principalmente. 

Una, porque la inversión es mínima. Nada que ver con cualquier negocio offline.

Y dos, porque una vez que crees tu sistema, lo pongas a rodar y empiece a generar beneficios, ya solo tendrás que ocuparte del mantenimiento.

Como no quiero que te quedes parado, y menos por falta de ideas, voy a darte unas cuantas.

Hoy voy a decirte 8 maneras de generar ingresos pasivos por internet.

Los ingresos pasivos pueden darte un buen complemento a tu sueldo todos los meses o incluso llegar a convertirse en tu única forma de ingresos. 

Aun así, insisto: no olvides que detrás de cada proyecto hay muchas horas de análisis, de estrategia y de implementación, hasta que todo está listo para que empiece a llegar el dinero.

Dicho esto, te doy ideas.

  1. El márketing de afiliación

Cuando una persona se pone a pensar en ingresos pasivos, suele empezar por aquí.

El negocio de la afiliación puede tener distintos enfoques, pero la base es la misma: consiste en conseguir ventas para llevarte una comisión.

Vamos, el trabajo de comercial de toda la vida, pero llevado al mundo online y con la posibilidad de automatizar los procesos de captación y venta.

Hay mucha competencia, pero aun así continúa siendo una fuente de ingresos a tener en cuenta.

Otra opción, que para mí es de las más interesantes:

  1. Crea un infoproducto

Ya te he hablado de infoproductos en otras ocasiones porque es algo que me fascina y en lo que he trabajado mucho, especialmente en los cursos online.

Un infoproducto es aquello que puedes vender por internet, normalmente enfocado hacia la formación. Pueden ser ebooks, webinars, suscripciones a comunidades…

Su mayor ventaja es que es escalable y una vez tienes tu infoproducto creado y lanzado al mercado, el trabajo de soporte o mantenimiento es muy reducido.

Justo acabo de hacer una formación gratuita sobre esto, sobre Cómo vender más servicios y productos gracias a tu curso online, porque para mí es uno de los sistemas más interesantes para llegar a mucha más gente y aumentar tus ventas. 

Y además se puede aplicar a cualquier tipo de negocio, tanto para servicios, productos, negocios locales… da igual. Hay una forma de crear tu curso, seguro, porque aquí lo importante es compartir lo que sabes y darle el formato para vender en digital. 

Si te interesa, puedes ver el replay aquí. Es gratis y en él te pongo cantidad de ejemplos y repasamos los 7 pasos básicos para que tu curso online sea un éxito. Pincha aquí para verlo y verás cómo te llevas ideas prácticas para esos ingresos pasivos. 

¿Quieres más opciones? Venga, vamos a la número…

  1. Enfócate al dropshipping

Si quieres vender producto pero no quieres meterte en el lío que supone montar una tienda, controlar el stock, organizar los envíos… tu solución puede ser el dropshipping.

Se trata de crear una tienda online en la que tus clientes te compran a ti, pero tú no tienes esa mercancía. Cuando te llega un pedido se lo pasas a otra empresa, que es la que se ocupa de hacer los envíos. 

Tú cobras como intermediario, y te ahorras gastos, infraestructura, almacenaje, etc.

Solo tienes que elegir muy bien con quién trabajas porque si hay problemas, retrasos o productos defectuosos, tú eres quien da la cara ante el cliente.

Y hablando de dar la cara, en el siguiente punto la visibilidad es imprescindible. Veamos el…

  1. Conviértete en influencer

¿Por qué no? Si te mueves bien en redes sociales y eres capaz de movilizar a una audiencia importante, no descartes la posibilidad de empezar a trabajar para las marcas que quieran pagarte por promoción.

Y no te cierres puertas, porque ser influencer no es algo al alcance de unos pocos. Aunque tendemos a fijarnos en el número de seguidores, es más importante la calidad que la cantidad. 

Si tienes una comunidad con un alto nivel de engagement, quizá no importe tanto que sea más reducida si a cambio te compensan con fidelidad e interacción. 

Hay nichos más reducidos (y con menos competencia) que pueden resultar muy atractivos para las marcas.

 Por ejemplo, si lo tuyo es el crossfit de competición, es muy posible que no tengas un millón de seguidores, pero los que tienes, serán muy fieles y estarán dispuestos a escuchar tus recomendaciones. ¿Ves? Es un ejemplo de nicho, ahora tienes que pensar cuál sería el tuyo. 

Esto de los nichos lo he hablado muchas veces en este canal, y seguro que va a volver a salir. Así que si quieres saber más sobre esto y otros contenidos sobre empresa, te invito a que te suscribas aquí y actives la campana de notificaciones para enterarte cuando hay un vídeo nuevo. 

Y te doy opción que tiene que ver con tu influencia pero es aún más específica: 

  1. Conviértete en youtuber o twitcher

Es una posibilidad para ti, si no tienes problema en dar la cara y encuentras ese nicho temático en el que te mueves con soltura. 

Puedes monetizar tu canal de varias maneras: con publicidad, con afiliación, con promociones…

Si llegas lejos y creas una buena comunidad, incluso con pagos de tus seguidores. En Twitch tienes la opción de crear contenidos premium, solo disponibles para tus suscriptores. Si lo que ofreces es interesante, la gente pagará por ello. 

Ten en cuenta que salvo que te conviertas en una estrella (que puede ser) no te vas a hacer rico con esto, pero puede ser un ingreso extra que redondee tus cuentas a final de mes.

Venga, otro ejemplo de ingresos pasivos. 

  1. Derechos de autor

¿Sabes cuánto duran los derechos de una obra de creación? Pues toda tu vida y setenta años más. 

Así que si estabas pensando en escribir un libro, igual es buena idea, pero te sugiero también que eches un vistazo a todo el abanico de posibilidades que te ofrece el mundo online.

Porque además de escribir hay más opciones: fotografías, clips de música, plantillas web…

Tan simple como subir tu contenido a una plataforma y recibir un dinero cada vez que alguien se lo descarga.

¿Te está gustando esto de los ingresos pasivos? Pues aún tengo dos propuestas más para ti. 

  1. Vende enlaces SEO

Hay mucha gente que no sabe que puede vender enlaces SEO en su blog. Pues puedes, siempre que tengas un blog bien posicionado, claro. 

Es una forma sencilla de monetizarlo, insertando backlinks de otros sitios webs con cuyos propietarios has contactado y que te pagarán por ello, porque así estás mandando tráfico a su página y haciendo que su reputación crezca a ojos del sr. Google.. 

Si lo haces de forma natural y con cariño, para tu audiencia será un plus que mejorará tus propios contenidos. 

Y a Google, mientras trabajes cuidando la calidad, no solo no  le molestará, sino que va a interpretar que estás aportando más valor y creando mejores experiencias.

Eso sí, hazlo con cuidado, porque si llenas todo de enlaces que no aportan nada, Google te puede penalizar. 

Venga, el último punto: 

  1. Invierte

Invertir y poner tu dinero a trabajar por ti puede ser una opción si tienes capital parado en un depósito bancario que no te va a aportar nada de valor.

Una de las formas más tradicionales de inversión en España es el sector inmobiliario, es decir, comprar un piso para alquilar o revender, pero hay muchas más opciones. 

Te digo unas cuantas:

Fondos. Es una forma cómoda de hacer crecer tu dinero, con un nivel de riesgo ajustado a tu perfil inversor y con la libertad de poder retirarlo cuando quieras.

Startups. Puedes poner tu dinero en una startup que tenga un buen proyecto. Es arriesgado, pero si aciertas en tus cálculos, en unos años crecerá y multiplicará tu dinero. 

Acciones. ¿Te imaginas tener un trocito de Google o de Amazon? Pues invirtiendo en acciones, puedes hacerlo. Si además eliges empresas que den dividendos anuales, puedes llegar a generar un segundo sueldo todos los meses.

Criptomonedas. Seguro que has oído hablar del bombazo de Bitcoin en los últimos meses. Quienes invirtieron en ellas en 2019 y 2020 las han visto crecer como la espuma, y la tendencia parece que sigue ahí y puede dar sorpresas atractivas para los inversores en 2021. Y Bitcoin es solo la más conocida, pero en cuanto investigues un poco verás que tienes más opciones. 

Trading. ¿Te acuerdas de Leonardo DiCaprio en El Lobo de Wall Street? Pues por ahí van los tiros. Aunque el personaje de DiCaprio terminó en la cárcel, hay mucha gente que se gana la vida con esto de forma legal.  Se trata de compras y ventas muy rápidas en bolsa para sacar el mayor beneficio. Hacen falta conocimientos técnicos y tiene un riesgo importante, pero si aciertas, ganas un montón de dinero. 

Con esto ya tienes unas cuantas ideas para ponerte en marcha. Estúdialas y encuentra la que encaja mejor contigo y lánzate a por ella.

¿Mi consejo? A mí lo que más me convencen son los cursos online. Si localizas un nicho y un tema en el que puedes aportar valor, es el sistema más sencillo para generar esos ingresos pasivos. Recuerda hacer click aquí para ver una formación gratuita sobre esto.

Después del trabajo inicial, te puedo decir que es muy satisfactorio empezar a ver euros, o dólares, entrando en tu cuenta todos los meses, sin que tengas que dedicarle demasiado esfuerzo.

¡Muchos éxitos!