Cómo mejorar mi negocio en 3 pasos

Cómo mejorar mi negocio en 3 pasos

Todos los emprendedores quieren mejorar su negocio. Llegar a más clientes, vender más, aumentar la rentabilidad.

 

Pero, ¿sabes qué puedes hacer tú para conseguir esto sin volverte loco probando técnicas que no sabes si te van a funcionar?

 

En mi experiencia con mi propia empresa y con mis clientes, hay 3 pasos que siempre funcionan y que se pueden aplicar a empresas de diferentes sectores y tamaños.

 

 

 

Con todas las cosas que tienes que hacer cada día en tu negocio, a veces es posible que pierdas el rumbo y que te sientas un poco desorientado sobre lo que deberías hacer para crecer más.

 

Existen tantas estrategias diferentes para mejorar un negocio que a veces es difícil diferenciar cuáles van a ser efectivas para ti y cuáles van a ser una pérdida de tiempo.

 

Pero estoy segura de que a ti te gustaría facturar más y mejorar tus ingresos, y no solo quedarte en el punto en el que estás. Por eso es importante que ejecutes acciones que te ayuden a crecer.

 

3 pasos para mejorar tu negocio:

Voy a explicarte tres técnicas que te van ayudar a mejorar tu negocio y tus resultados. Pero antes, quiero que entiendas que no puedes dejar que el día a día ocupe todas tus horas y no dediques tiempo para un trabajo más profundo de estrategia de negocio. Hacer balance de tu situación, plantearse nuevos objetivos, buscar soluciones o estrategias…

 

Eso es algo que solo tú puedes hacer. Y es lo que va a marcar la diferencia entre un negocio que sobrevive sin más, y otro que realmente prospera y mejora sus cifras año tras año.

 

En mi experiencia, hay 3 cosas que puedes hacer para mejorar tu negocio.

 

Vamos con ellas.

 

Paso número 1: Dedica tiempo al marketing y las ventas y no solo a la ejecución.

 

¿Puedes decirme cuándo fue la última vez que saliste a vender? ¿Cuándo fue la última vez que buscaste clientes de una forma activa?

 

Y cuando digo salir a vender, no me refiero solo a que salgas a la calle, hay muchas maneras de hacerlo y más ahora gracias a Internet.

 

Lo que quiero que te plantees es si de verdad estás haciendo un esfuerzo por captar nuevos clientes, o más bien esperas a que te lleguen por sí solos, sin tener que hacer nada.

 

Esto es lo que yo llamo el marketing de la fe. Es decir, esperar en tu oficina a que los clientes aparezcan casi como por arte de magia. Tú mantienes la fe en que vendrán clientes, pero no tienes ninguna seguridad y tal vez poca regularidad.

 

Así que mi primer consejo es que dediques tiempo al marketing, la promoción y las ventas. Las empresas no funcionan solo gracias a la ejecución del trabajo con clientes. Tiene que haber también un equipo o un tiempo dedicado a la captación de nuevos clientes, porque sin clientes no hay empresa.

 

Ahora que te he dicho que tienes que buscar clientes, seguro que pensarás: “¡Pero si no tengo tiempo para nada! ¡Yo quiero salir a buscar clientes pero no me da la vida!”.

 

Para esto te van a venir muy bien los pasos 2 y 3 de los que voy a hablar a continuación, pero no me quiero adelantar.

 

Si tu problema ahora es el tiempo, necesitas cambiar tu horario y buscar aunque sea unas horas a la semana para hacer esto. Verás que a largo plazo compensa, porque tener más clientes siempre es positivo.

 

Si te ves de verdad muy liado, prueba este truco. Reserva cada día una hora para el marketing y las ventas a primera hora de la mañana, nada más llegar a la oficina. No abras el correo ni mires el teléfono, y si trabajas con un equipo avísales de que durante esa hora necesitas estar concentrado.

 

Te aseguro que una hora al día puede marcar la diferencia.

 

Otra dificultad con la que te puedes encontrar es el miedo a vender, que es muy habitual. De esto ya hablé en otro vídeo dedicado especialmente a las técnicas de ventas. El mensaje fundamental que te quiero transmitir es que tú puedes aprender a vender.

 

Las ventas no son algo innato con lo que unas personas nacen y otras no. Es cierto, siempre hay personas que tienen más facilidad, pero no hacen nada que tú no puedas aprender.

 

Así si tu problema es la falta de seguridad o de conocimientos, te animo a que veas este video sobre técnicas de venta y a que leas o te formes en el tema para que ganes soltura.

 

El punto 2 también tiene que ver con la captación de clientes, así que vamos con ello.

 

Paso número 2: Crea un proceso de ventas que te reporte clientes de forma constante y predecible.

 

Los clientes son el alimento de la empresa. E igual que tú necesitas comer varias veces al día, tu empresa también necesita clientes con regularidad.

 

Si dos o tres meses estás hasta arriba de trabajo y los tres siguientes casi no sabes que hacer, tienes un problema. En los picos de trabajo vas a estar muy estresado y la calidad de tu servicio puede bajar porque no llegas a todo, mientras que en los meses de parón te puedes ver apurado por la falta de ingresos.

 

Por eso lo ideal es tener un flujo de clientes uniforme y previsible. Siempre teniendo en cuenta que hay meses que pueden ser más bajos, como agosto en España, o que tal vez tu negocio tiene una temporada alta y una temporada baja.  

 

Es decir, tienes que trabajar la captación de clientes de forma regular considerando las características de tu empresa o de tu sector.

 

Uno de los motivos por los que no se trabajan bien las ventas es porque no existe un proceso definido, lo que se conoce también como workflow.

 

Cuando defines tu proceso de ventas lo que estás haciendo es determinar todos los pasos que debe dar un potencial cliente para convertirse en un cliente real.

 

Y es sorprendente porque muchas empresas no tienen esto. Los clientes les llegan de no saben dónde y a cada uno de ellos se les ofrece una experiencia diferente, porque no hay nada definido.

 

Mi primer consejo es que te pongas a pensar en esto con papel y boli, y escribas o dibujes cómo sería el proceso de ventas ideal en tu empresa.

 

Piensa en todos los pasos: cómo te descubre el usuario, cómo entra en contacto con tu empresa, qué necesita para comprar o contratar, cómo se le manda la propuesta, cómo se le ofrece el servicio o producto… Tómate tu tiempo para esto porque cuanto más exhaustivo seas, mejor.

 

A continuación pregúntate si puedes mejorar ese proceso de alguna manera y qué formas tienes de hacer que esto vaya de una forma casi automática o con menos esfuerzo por tu parte.

 

Te voy a poner un ejemplo. Tú has detectado que muchos de tus clientes llegan a ti por el boca a oreja, gracias a recomendaciones de otros clientes. Pero no sabes exactamente cómo se producen ni en qué medida.

 

Así que decides aprovechar esto y cada vez que terminas de trabajar con un cliente, le mandas un correo en el que animas a recomendar tus servicios y le ofreces un pequeño detalle o descuento.

 

Diseña todos los procesos de venta que sean necesarios, según el número de productos o servicios que ofrezcas, o según las características de tus clientes.

 

Cuando ya tengas esto hecho, puedes pensar en crear un sistema automático que te ayude con la captación y la conversión de clientes. A esto se le llama embudo de ventas automático y se basa sobre todo en el uso del correo electrónico.

 

Un embudo de ventas sencillo consistiría en colocar un formulario en la web para los usuarios. A todas las personas que se registren en ese formulario se les manda un código de descuento que caduca a los 30 días. Y para asegurarte de que los usuarios hacen la compra y usan el código, creas una secuencia de correo automática que manda mensajes y recuerda que el descuento va a caducar.

 

Esto se puede complicar mucho más, pero al principio te recomiendo ir a lo sencillo. Además hay muchas formas diferentes de crear un embudo de venta automático. No es lo mismo si tienes una tienda online que si ofreces servicios.

 

En mi training Asciende a Otro Nivel enseñamos a los alumnos a hacer esto y además damos unas plantillas ya creadas que solo hay que copiar para que la implantación sea mucho más rápida.

 

Y hasta aquí el paso 2 para mejorar tu negocio. Pero todavía me queda un último paso.

 

Paso número 3: Empieza a crear un equipo para poder escalar.

 

Para mejorar tu negocio y hacer crecer tus cifras tienes que concentrarte en las actividades de alto valor. Ya te he comentado antes que una de las actividades de alto valor es el marketing y las ventas, junto con la planificación y la estrategia.

 

Pero siempre está el tema del tiempo. Que si estás muy liado, que si los clientes te reclaman, que si tienes que hacer papeleo…

 

Cada vez que dedicas tiempo y esfuerzo a actividades de bajo rendimiento, estás perdiendo dinero y estás posponiendo tu éxito.

 

Quiero que te grabes esto en la mente porque es verdad. Deberías centrarte en las actividades que más pueden aportar al crecimiento de la empresa, y dejar otras tareas a otras personas.

 

Entiendo que la creación de un equipo asusta, sobre todo si has empezado tú solo o con pocos recursos. Aprender a delegar lleva su tiempo, igual que seleccionar a las personas adecuadas.

 

Pero existen formas de crear equipo poco a poco, sin tener que hacer contrataciones al principio.

 

Para empezar, haz una lista con todas las tareas que crees que puedes delegar. Sé realista con esto, no digas: “Esto lo tengo que hacer yo porque nadie más va a saber hacerlo”. Casi todas las cosas que haces, salvo que sean muy especializadas, se pueden enseñar a otras personas.

 

Los ejemplos más habituales de lo que se puede delegar son: la facturación y la contabilidad, los correos electrónicos y las redes sociales.

 

Mi primera recomendación es que contrates un gestor que te ayude con todos los números y papeleos de la empresa. Esta es una inversión de la que no te vas a arrepentir nunca.

 

Después, un asistente virtual puede venirte muy bien para la gestión del correo electrónico, la emisión de facturas y la gestión de cobros y pagos.

 

En ninguno de estos casos necesitas hacer un contrato, pero llegará un momento en el que sí necesitarás tener personal fijo en tu empresa. Es un paso importante pero te va a permitir concentrarte todavía más en esas actividades de alto rendimiento. Si nunca has hecho un proceso de selección de personal, te aconsejo que veas este vídeo para encontrar a empleados top.

 

Te hago un breve resumen de los 3 pasos para mejorar tu empresa:

  1. Dedica tiempo al marketing y las ventas y no solo a la ejecución.
  2. Crea un proceso de ventas que te reporte clientes de forma constante y predecible.
  3. Empieza a crear un equipo para poder escalar.

 

Los 3 pasos son muy importantes, y te aconsejo que los apliques ya, sobre todo el primero que se centra en el marketing y ventas.

 

Si quieres aprender otras técnicas para mejorar tu negocio, te invito a que veas mi formación online gratuita en el que te explico cómo conseguí duplicar la facturación de mi empresa año tras año.

 

Hasta aquí el vídeo de hoy, pero tengo más cosas preparadas para ti. Suscríbete a mi canal de Youtube y así te enterarás de todo.  

 

¡Te espero en el próximo post!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *