Recesión económica 2020

Lo estamos oyendo por todas partes: vienen meses de crisis económica que van a ser muy complicados para todos, ciudadanos y empresas.

La pandemia está golpeando fuerte y los datos no son buenos: zona euro en recesión, el PIB español en retroceso… Los indicadores tiran hacia abajo y todos conocemos empresas que ya están en dificultades… 

Vamos, que estamos en un momento de esos de “agárrate que vienen curvas”.

Pero esto no te tiene que asustar. Levantar tu empresa te ha costado mucho esfuerzo, así que es momento de defenderla a capa y espada. Tienes que lograr mantener tu actividad hasta que empiecen a notarse los signos de recuperación.

Por eso mi pregunta de hoy es: ¿estás preparando tu negocio para superar la crisis económica de 2020?

Hay cosas que puedes hacer desde YA y que te ayudarán a sortear las dificultades.

Hoy quiero darte 7 ideas que prepararán tu empresa para aguantar en tiempos de crisis. 

En las grandes crisis de la naturaleza, las especies con más posibilidades de sobrevivir no son necesariamente las más fuertes, sino las que mejor se adaptan a los cambios.

Y lo mismo en el mundo empresarial. Muchos gigantes han caído porque no han tenido la flexibilidad suficiente para variar sus estrategias en el momento oportuno.

Porque el mercado no se va a detener, solo se va a ralentizar. Así que si eres capaz de mantener tu negocio durante ese tiempo, adaptándolo a la nueva situación, es posible que consigas pasar la ola y mantenerte a flote.

Ahora lo importante es centrarse en aguantar, y para que eso pueda ser, tienes que prepararte. 

Por cierto, muchas de las claves que te voy a contar las trabajamos en el Máster en Negocios Rentables. Acabamos de comenzar la nueva edición pero si te interesa y quieres trabajar en serio para que tu empresa tenga proyección a largo plazo, aún puedes apuntarte. Haz clic en este enlace para ver cómo, que además esta vez tenemos dos modalidades, para empresas consolidadas que quieren asegurar su supervivencia, y para emprendedores que buscan afianzar su negocio sin cometer errores de novato. 

Venga, ahora sí, toma nota de estas 7 ideas para preparar tu negocio para la crisis:

1. Mide los gastos

Si toca apretar el cinturón, hay que mirar con lupa los gastos de empresa. 

Todos sabemos que cuando las cosas van bien, no medimos tanto lo que nos gastamos: nos compramos la última herramienta del mercado o agendamos comidas de empresa sin pensarlo mucho. 

Pero ahora es el momento de analizar cada apartado, por pequeño que sea. Por ejemplo, mira si esa herramienta de software a la que te suscribiste hace unos meses te aporta un beneficio. Y, si la respuesta es sí, mira si realmente vale el dinero que estás pagando por ella o si hay alguna alternativa gratuita o más barata.

Haz una criba y prescinde de lo prescindible, porque te interesa aligerar lo más posible la cuenta de gastos.

Y seguimos hablando de dinero con el punto número:

2. Invierte (con cabeza)

Los ciclos de crisis suelen ser un buen momento para los inversores, porque cuando los mercados están en un momento bajista, los precios caen y es relativamente fácil comprar barato. 

Así que si tienes un dinero que no vas a necesitar inmediatamente, puedes sacarle un buen rendimiento en el medio o largo plazo. 

Como todo, hay que tener sentido común y algunos conocimientos del tema, porque si no los tienes, invertir es como jugar a la lotería. Si no sabes bien lo que haces, búscate un buen asesor para no dejarte cegar por las “rebajas”.

Pero, repito, invierte aquello que calcules que no te va a hacer falta a corto plazo.

Si crees que tu mayor urgencia va a ser la liquidez, no te metas en aventuras a medio o largo. Busca opciones de menor riesgo que te aseguren un retorno de la inversión de, por ejemplo, no más de 120 días. Te darán menos rentabilidad pero sabrás con seguridad en qué momento puedes recuperar tu dinero.

¿Cuál es el otro gran activo de tu empresa, además de los dólares? Efectivamente, los clientes. Así que mi consejo número tres es: 

3. Fideliza

En un momento de crisis, tus clientes son oro y por tanto deben convertirse en tu prioridad. Te interesa muchísimo que sigan contando contigo, así que mi consejo es que traces un plan para fidelizarlos. 

¿Cómo? Hay muchas formas y deberás encontrar la tuya, pero no te olvides de esto:

  • Mantén una buena comunicación con ellos, que sepan en todo momento que sigues trabajando y pueden contar contigo.
  • Presta muchísima atención a la calidad del servicio. No puedes permitirte tener clientes descontentos, así que implementa sistemas que aseguren la satisfacción total.
  • No toques los precios (no caigas en la trampa low cost como si fuera un salvavidas) pero ofrece facilidades en la medida que puedas. 

Ya sabes que conseguir un cliente nuevo es mucho más difícil que hacer que los que ya tienes te vuelvan a comprar, así que la prioridad está clara. Abrir nuevos mercados estupendo, pero que no sea a costa de descuidar lo que ya tienes.

Lo que nos lleva al siguiente punto: 

4. Busca nuevos avatares

Hasta ahora hacías las cosas de una manera, y ahora vas a tener que buscar otras. Necesitas encontrar nuevos encajes para tu negocio, ideas que se salgan de lo convencional. 

No hay una fórmula para esto, así que ponte a pensar. Y sobre todo, trata de hacerlo fuera de tus pautas habituales. ¿Cómo? Pues a lo mejor, buscando un nuevo avatar para tu negocio.

Hasta ahora te dirigías a un perfil y te iba bien, pero las circunstancias han cambiado. Entonces:

Revisa a tu cliente ideal. ¿Ha cambiado? ¿Tiene nuevas necesidades? ¿Puedes ofrecerle algo distinto?

Vigila el mercado. ¿Ha surgido algún tipo nuevo de cliente? ¿Puedes ofrecer tu producto o tu servicio en otros entornos?

Te pongo un ejemplo. Un alumno mío tiene una empresa de catering, y se le ocurrió que aparte del típico servicio de llevarte la comida a casa, podía llegar a un acuerdo con grandes oficinas para ofrecer menús a sus empleados… y así abrió una nueva línea de negocio. 

¿Ves? No hace falta que te salgas de tu actividad, simplemente busca nuevas formas de aplicar lo que ya tienes.

Es momento de pensar de forma diferente y echarle imaginación.

Y para eso, te doy otro consejo: 

5. Diferénciate

Es una buena clave en cualquier circunstancia, pero en tiempos de crisis, todavía más.

Ya sabemos que, cuando hay bonanza, la demanda es mayor y resulta más fácil vender. Incluso te puedes permitir descuidar un poco (muy entre comillas) el factor diferencial.

Pero cuando el mercado se repliega, la cosa cambia. Tienes que decirle a tu público objetivo por qué deben comprarte a ti y no a la competencia. Y reforzar esa idea. 

En una crisis, tienen más posibilidades de sobrevivir los que mejor han sabido trabajar ese factor diferencial.

Por tanto, es el momento de reforzar tu marca y mejorar tu propuesta de valor para que se ajuste como un guante a lo que necesitan tus clientes.

Otro punto para blindarte ante la crisis:

6. Sé previsor

Si la situación se pone difícil es posible que en algunos momentos tengas problemas de liquidez. 

Ya sabemos que esto va en cadena. Cuando hay recesión los clientes dejan de pagar a tiempo. Si no ingresas cuando toca, tú también acabas retrasando los pagos a tus proveedores, y se van encadenando retrasos porque el dinero no circula con normalidad.

Si no quieres verte atrapado en esa rueda tienes que prever posibilidades de financiación.

¿Que no lo necesitas? Mejor. Pero si se da el caso, no está de más tener un plan B para garantizar la liquidez cuando las cuentas están justas y así minimizar los efectos de la crisis en tu actividad. Hay algunas cosas que puedes ir haciendo.

  • Contacta con tu banco. En principio parece que no habrá crisis de crédito, pero no sobra mantener el canal abierto con el banco, para saber si responderán en el caso de que necesites financiación.
  • Habla con tus proveedores. Todos estamos tratando de pasar esta crisis, y una buena comunicación facilita las cosas. Quizá puedas ajustar plazos de manera que nadie salga perjudicado. 
  • Estudia la posibilidad de una póliza de crédito. Es interesante porque, a diferencia de un préstamo normal, en este caso solo pagas intereses por el dinero que utilizas (aunque, ojo, hay comisiones). Eso te permite tener un recurso “en la manga” para afrontar momentos puntuales de falta de liquidez.

Repito que lo fundamental es que puedas seguir adelante con tu actividad. Para echarte una mano con esto he abierto de nuevo el reto Recupera y escala tu facturación. Es totalmente gratuito, puedes apuntarte haciendo clic aquí y durante una semana recibirás contenido de valor para ayudarte a crear nuevas estrategias y asegurar que tu empresa va como tú quieres que vaya. 

Ah, y si cuando leas el post la inscripción está cerrada, no pasa nada: apúntate igual y te aviso para el siguiente reto. 

Y vamos ya con el último punto de la lista: 

7. Lidera a tu equipo

Es momento de ponerse las pilas, tú y todo tu equipo. Y esa tarea te toca a ti. 

Tienes que motivar a tu gente porque para lo que venga van a tener que estar con la energía muy arriba y dispuestos a poner lo mejor. 

Eso va a requerir que saques tus dotes de liderazgo y hagas saber a todo el mundo que estás al volante. 

Transmíteles que si todos arrimáis el hombro, vais a poder con esta crisis. 

Contágialos de confianza y de positividad. Compromételos más aún con tu proyecto, que sepan que los necesitas y que su esfuerzo es esencial.

Explícales bien la situación. Es necesario que tu equipo sepa que estás poniendo todos los medios para que la empresa salve sus dificultades.

Todos necesitaréis un extra de motivación. Tu empresa se enfrenta a retos complicados y vais a tener que remar fuerte, pero superarlo va a ser una victoria de todos.

Hasta aquí  estos 7 consejos. Si has tomado buena nota, acaban de subir tus posibilidades de supervivencia. Espero que cuando la crisis pase, tu empresa siga ahí. Fuerte y con más experiencia.

Así que a por ello.

Muchos éxitos.