De pobre a rico en 10 pasos

Seguro que muchas veces has tenido un poquito de “envidia” al ver a una persona que ha conseguido hacer dinero. Puede ser alguien de tu trabajo, de tu entorno o alguien a quien admiras por su trayectoria.

Si lo primero que piensas es algo como “es que está más preparado” o “claro, tenía un patrimonio y así es más fácil” o “haga lo que haga eso nunca va a estar a mi alcance”… entonces está claro: tú lo que tienes es mentalidad de pobre.

A lo mejor te parece que lo que te estoy diciendo es una  barbaridad, pero te invito a que te pares un momento y te preguntes: ¿cómo vas a ganar si ni siquiera piensas que es posible?

Ese es el primer paso que tienes que dar, creer que puedes conseguirlo, que puedes estar en ese grupo de personas que manejan cifras con varios ceros en sus finanzas personales.

Yo te voy a dar unas cuantas claves que te ayudarán a lograrlo.

Hoy hablamos de mentalidad. 10 cosas que debes tener en cuenta para pasar de pobre a rico.

 

Antes de empezar quiero hacerte una advertencia: ten claro que esto no se consigue en dos días. Y si alguien te quiere vender algo así, te engaña. Los milagros, en cuestión de dinero, no existen.

Te adelanto que vas a tener que trazar una hoja de ruta, esforzarte y ser disciplinado para no apartarte de tus objetivos. Quiero que te mentalices de que será un trabajo de fondo, no de velocidad, y que desde ahora tienes que pensar a largo plazo.

Pero si haces las cosas bien, en unos años transformarás tu forma de pensar de pobre a una mentalidad de abundancia… y verás los resultados.

Pasos para pasar de pobre a rico:

1 No gastes dinero: invierte dinero

Te puede parecer que invertir y gastar son palabras que se refieren un poco a la misma cosa, pero no es así ni de lejos.

Una mente pobre, cuando dispone de un dinero, lo gasta en productos o servicios que no le reportan nada a cambio.

Te pongo un ejemplo: vamos a suponer que te hace falta comprar un coche. ¿De verdad necesitas ese modelo que te gusta tanto, con unos cuantos extras que no son imprescindibles pero “ya que estoy, los añado”, y que además sea nuevo?

Eso es gastar dinero en un producto que, en cuanto está fuera del concesionario, empieza a perder valor. No estás invirtiendo en nada.

Seguro que otro coche de segunda mano y, por tanto, más barato, cubriría igual tu necesidad y ahorrarías una cantidad que luego puedes dedicar a algo más productivo.

Siendo honesta contigo… ni siquiera yo tengo coche, cuando podría permitirme un muy buen coche,  cuando lo necesito algún fin de semana lo alquilo. Porque prefiero invertir mi dinero para convertirlo en mucho más a futuro. Esa es la mentalidad de rico…

Con esto no quiero decir que no puedas darte un capricho de vez en cuando, pero debes hacer ese “click” mental, empezar a transformar los gastos en inversiones,  esto supone un cambio de mentalidad importantísimo que a largo plazo te hará ahorrar mucho dinero.

 

Vamos a por el segundo paso:

2 Los números son tus amigos

Esto puede gustarte más o menos, pero es de cajón: ingresos significa dinero, y dinero son números. Así que mentalízate de que te tienen que empezar a gustar.

A mí nunca me hicieron gracia las matemáticas, pero en un momento determinado tuve que aprender a manejar el dinero.

Es lógico. El dinero no es algo subjetivo o una percepción personal: tengo mucho, tengo poco, he gastado bastante… No: has de saber cuánto, en qué lo inviertes y cómo crece.

No te queda otra. Tanto si te apetece como si no, tienes que convivir con los números y llevarte bien con ellos.

Y ya sabes que yo siempre insisto en que la contabilidad es una de las primeras cosas que hay que delegar… pero no desconectes de este tema. Ten siempre al día el estado de tus cuentas.

 

Tercer paso:

3 Mentalidad emprendedora

Ya sé que para muchos, la idea de trabajar para terceros y tener un empleo fijo es muy atractiva. Entiendo que no queráis los quebraderos de cabeza que supone poner un proyecto propio en marcha, quitarte horas de sueño, arriesgarte a fracasar…

Pero si quieres cambiar tu mindset hacia una mentalidad de rico tienes que replantearte las cosas.

Como asalariado puedes llegar más o menos lejos. En el mejor de los casos, un trabajo que te guste con un buen sueldo… Y ya. Aunque te asciendan y te suban el salario en algún momento vas a tocar techo.

Sin embargo, como emprendedor ese tope no existe. Nadie te dice hasta cuánto puedes ganar o qué es lo máximo que puedes conseguir con tu trabajo. Siempre tienes una vía de crecimiento.

Cuando hablo de estas cosas solemos pensar en trabajadores por cuenta propia o por cuenta ajena.  Pero piensa que convertirte en inversor también puede considerarse una forma de emprender. En cualquier caso, necesitas ser proactivo y atreverte a salir de la comodidad de una nómina. Es el precio a pagar para convertirte en rico.

Cuarto paso:

4 Primero, ahorra. Luego, gasta

Fíjate en qué orden lo he puesto porque es inalterable.

La mayoría de las personas, cuando cobran el sueldo o reciben un dinero, gastan todo lo que necesitan. Una vez hecho eso, lo que sobra lo ahorran.

¿Qué es lo que pasa la mayoría de las veces? Lo sabemos muy bien: que a final de mes no queda dinero para la hucha porque por el medio han surgido otras cosas, gastos que no te esperabas, un regalo, una cena, un par de zapatillas deportivas que no eran imprescindibles pero que te encantaron…

Mentalízate de que tienes que funcionar exactamente al revés.

Decide una cantidad mensual (lógica) para meter en tu hucha personal y retírala de la circulación cuanto antes. Y lo que te sobra es el dinero del que dispones para tus gastos, tanto necesidades básicas como algún capricho que te quieras dar.

Así te aseguras de que tu dinero crece siempre y esto lo veremos más adelante en otro punto ya que no se trata de que ahorres sin más, sino de que ahorres para poder invertir a posteriori.

 

Paso número 5:

5 Si necesitas ahorrar, busca trabajo extra

Si no dispones de liquidez para empezar tu proyecto o no tienes un patrimonio por pequeño que sea, contempla la posibilidad de buscar un trabajo que te proporcione unos ingresos extra que puedas utilizar para emprender.

Yo misma empecé así, trabajando como azafata en mis días libres o incluso alguna vez cuando salía de mi oficina.

Fue un esfuerzo pero me aportó el dinero que necesitaba para financiar mi empresa y empezar a darle forma a mi sueño como emprendedora. Por cierto si tu también eres emprendedor puedes suscribirte a mi canal aquí donde doy contenidos como este cada semana que te ayudarán a llevar a tu negocio al siguiente nivel.

Ya sabes que para ganar hay que invertir, y ese primer paso puede ser complicado. Busca la manera de conseguir ese primer capital, y de ahí vendrá todo lo demás.

A por el sexto paso:

6 ¿Ya tienes ahorros? ¡Emprende!

Es muy fácil, pero muy muy fácil, caer en la tentación de utilizar nuestros ahorros para alguna cosa que nos va a proporcionar una satisfacción más inmediata.

Ese viaje que tanto soñaste ahora está ahí, al alcance de la mano, porque por  fin tienes el dinero para darte ese gustazo…

Es muy importante que no pierdas de vista tus objetivos, que como te dije al principio de este vídeo, son a largo plazo.

El dinero que con tanto esfuerzo estás ahorrando tiene que ir destinado a tu proyecto. No te desvíes del camino que te has marcado o no llegarás al final.

Insisto: eso no quiere decir que no puedas darte un capricho en un momento determinado, pero sobre todo al principio deberías eliminar todo lo que te aparte de tu objetivo.

Así lo hice yo… hace unos años vivía como una pobre pero tenía mentalidad rica, en cambio mucha gente a mi alrededor que se daba caprichos constantemente siguen en la misma situación cuando yo he pasado a ser de ese club del 1% de España que más factura.

Paso número 7:

7 Fórmate con los mejores

Esto es fundamental. Primero, porque tener una buena formación no es algo optativo. Vas a necesitar tomar decisiones que decidirán el futuro de tu negocio, así que todo lo que puedas saber te va a venir bien.

Y segundo, porque estar en contacto con gente que lo ha logrado antes que tú resulta muy muy inspirador. Te darán conocimientos pero también una inyección de energía.

La experiencia de otros, tanto los aciertos como los errores, te valdrán para tomar referencias muy valiosas.

Te lo cuento porque es lo que hice yo, y gracias a eso mi empresa factura más de 7 cifras a día de hoy. Si quieres que te explique cómo lo he hecho haz click aquí para acceder a un webinar gratuito donde te lo cuento.

 

Paso…

8 Estudia el mercado

No puedes ponerte a crear un producto u ofrecer un servicio porque te guste a ti. Lo que tienes que hacer es estudiar lo que le gusta a tu público potencial.

Los negocios que verdaderamente tienen éxito son los que saben poner en el mercado algo que la gente necesita. Y aunque no sea algo de primera necesidad, su éxito está en que han sabido generar esa sensación de “lo quiero”.

Y para eso tienes que conocer bien el mercado, así que dedica un tiempo a estudiarlo y multiplica tus posibilidades de acertar. Si no lo haces, lo más probable es que estés invirtiendo tu dinero en algo que no va a ninguna parte…

Penúltimo paso para convertirte en  rico (aunque sea mentalmente en un inicio)

9 No vendas horas

Obtener un beneficio a cambio de una tarea que te lleva un tiempo equis, es un concepto antiguo que tienes que superar.  Viene de la revolución industrial donde el salario se remuneraba según las horas trabajadas. De este modo la clase obrera nunca podía salir del círculo de la pobreza o semi pobreza y así sigue siendo a día de hoy…

Esa mentalidad pobre de que el dinero solo es lícito cuando existe un intercambio temporal no sirve si quieres ser rico ¿Por qué? Porque aquí estamos hablando de no poner límites y tu tiempo es limitado.

Por tanto, aunque “vendieras” todas las horas del día, estarías poniendo un tope que no te interesa. Cuando tus horas se acaben ya no podrías ganar más. No es un tipo de ganancia escalable que es el tipo de ingresos que tienen los ricos.

Céntrate en aportar valor y crear formas de generar ingresos que acaben por no comprometer tu tiempo.

Así, puedes dedicarte a generar ingresos por nuevas vías.

Último paso:

10 Acostúmbrate a delegar

En línea con lo que te comentaba en el punto anterior, tus horas cada vez tendrán mayor valor, así que empieza a mirar con lupa a qué las dedicas.

En cuanto puedas, empieza a delegar todas aquellas tareas que puedan realizar otros y aprovecha ese valiosísimo tiempo para otras actividades que te van a reportar más.

Como estrategia, mi recomendación es que siempre reinviertas una parte de lo que ganes en tu proyecto, bien sea para aumentar progresivamente las tareas que delegas, o para invertirlo en marketing… Hay muchas maneras de hacer que tu negocio no deje de crecer.

¿Qué, cómo lo ves? ¿Crees que con estos 10 pasos que te he contado estás más cerca de tu nueva mentalidad? ¿Te reconoces en alguno de estos puntos?

Por experiencia te digo que en cuanto empiezas a cambiar esquemas mentales y hábitos antiguos, los resultados llegan.

Así que mi consejo es que te animes y te pongas a ello cuanto antes.

La semana que viene hablaremos sobre la red social de moda: Instagram. Es una gran vía para relacionarte con tus seguidores y clientes potenciales, y también, claro, para conseguir otros nuevos.

Así que no te pierdas el próximo post, donde te doy unos cuantos trucos para crecer en Instagram.

Hasta la próxima semana, muchos éxitos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *